Ask a Social Worker.

Pregunte a un trabajador social: ¿Cómo sabe si está deprimido y qué puede hacer al respecto?

Aquí le explicamos cómo saber si lo que está sintiendo son signos de depresión, ansiedad o solo cambios de humor normales y a quién puede recurrir para obtener ayuda profesional

Bienvenido/a a Pregunte a un trabajador social, una nueva columna mensual en la que aparecen preguntas de la comunidad y respuestas de miembros del Grupo de Trabajo Social de la Fundación Nacional de Hemofilia (National Hemophilia Foundation, NHF). Si tiene preguntas para nuestros trabajadores sociales, envíelas a [email protected].

 

Estimada Ashley:

Desde que comenzó la pandemia, he tenido problemas para manejar, bueno, todo; y a veces siento ansiedad, agobio y enojo. No me siento así todo el tiempo, pero sí a veces. No sé si lo que siento es una reacción normal ante un mundo revolucionado. A veces solo quiero meterme en la cama y permanecer allí todo el día. ¿Cómo sé si tengo depresión o ansiedad o si solo tengo estrés?

Los signos de una enfermedad mental pueden ser difíciles de ver. Todos podemos tener cambios sutiles de estado de ánimo, que pueden ocurrir con el tiempo y pueden ser difíciles de notar. Puede ser fácil descartar síntomas que podrían ser signos de una enfermedad mental por considerarlos otra cosa. Entre ellos se encuentran los siguientes: estar triste después del invierno, comer menos de lo normal, preocuparse más de lo habitual o tener menos energía. Reflexionar honestamente sobre uno mismo con frecuencia o preguntar a amigos o familiares si observaron cambios puede ayudarle a comprender si estos síntomas son temporarios o son algo con lo que ha vivido durante un tiempo. Esto puede ayudarle a hacerse más consciente de sus acciones, sentimientos y hábitos, y de cuándo se diferencian de su comportamiento habitual. Aquí le presentamos algunas formas de ver con más atención lo que está viviendo:

  • Apatía: ¿Ha perdido el interés en actividades que solían causarle alegría? ¿La vida ha perdido tanto significado que se siente vacío?
  • Impotencia o desesperanza: ¿Siente que hay poco que puede hacer para mejorar su vida? ¿Le falta motivación para cambiar?
  • Cambios en los hábitos: Dormir o comer demasiado o muy poco pueden ser signos de depresión. También puede serlo tener un comportamiento de alto riesgo, como beber en exceso, consumir drogas, tener sexo sin protección o cortarse. Para algunas personas, estos comportamientos pueden proporcionar un alivio temporario del dolor emocional intenso.
  • Cansancio constante: Es normal estar cansado al final del día. Pero, si está cansado todo el tiempo, podría ser debido a depresión o ansiedad.
  • Altibajos en el estado de ánimo: Si se irrita fácilmente, está extremadamente impaciente o es autocrítico por demás, o tiene altibajos frecuentes en el estado de ánimo, podría ser un signo de depresión o ansiedad.
  • Preocupación sin fin: ¿Piensa todo el tiempo sobre los problemas y las soluciones y eso le está afectando su capacidad de disfrutar la vida? Esta clase de preocupación podría deberse a un trastorno de ansiedad.
  • Querer estar solo: Esto es diferente de disfrutar los momentos de soledad o de considerarse una persona hogareña. ¿Le consume más energía de lo habitual interactuar con otras personas hasta el punto que prefiere quedarse en su casa? Si esto es extraño en usted, podría ser un signo de depresión.

Es importante recordar que, si considera que tiene dos de estos síntomas, no siempre implica que le diagnosticarán depresión o ansiedad. Puede haber una afección médica subyacente que contribuye a estos síntomas o puede ser un cambio temporario en el estado de ánimo que podría mejorar rápido con ayuda profesional.

Piense en la lista anterior y si está disfrutando la vida menos en general, si está teniendo más problemas con las tareas que antes o si ya no completa las cosas que dijo que realizaría en el trabajo, en la escuela o en su vida personal. Podría ser una señal de que necesita ayuda adicional.

—Ashley Parmerlee, MSW, LCSW

Parmerlee trabaja en Indiana Hemophilia & Thrombosis Center (Centro de Hemofilia y Trombosis de Indiana) de Indianápolis, Indiana. Es miembro del grupo de trabajo social.

 

Estimada Amy:

Me parece que tengo depresión y quiero hablar con alguien al respecto. Pero no sé adónde ir. ¿Cómo hago para encontrar a una persona para hablar?

El trabajador social de su centro de tratamiento de hemofilia (Hemophilia Treatment Center, HTC) sería un gran lugar para comenzar. Los trabajadores sociales tienen herramientas y conocimientos para ayudarle a resolver las preocupaciones que podría tener y luego hacer las remisiones que correspondan. Los trabajadores sociales de muchos HTC también tienen capacitación y formación para asesorarlo y ayudarle a tratar los síntomas de salud mental enseñándole habilidades de afrontamiento o nuevas formas de pensar acerca de sus factores estresantes actuales.

La ayuda para la depresión y la ansiedad puede venir de muchas formas. Los síntomas podrían estar relacionados con afecciones médicas subyacentes que pueden causar exceso de tristeza o preocupación, así que la evaluación de un médico de atención primaria podría ser útil. A veces el médico puede recomendar el uso de antidepresivos o ansiolíticos. Otra opción es la terapia de conversación o la participación en grupos de apoyo. Para la mayor parte de las personas, una combinación de esas opciones es lo mejor. Para algunos, la ayuda es permanente y para otros es temporal.

Crear un plan de ayuda que funcione para usted puede ser abrumador. La mayoría de los planes de seguro ofrece cobertura para atención primaria y servicios de salud mental. Si su plan no brinda cobertura o si no tiene seguro, existen opciones para obtener ayuda que son gratuitas o tienen un costo reducido. El trabajador social de su HTC puede ayudarle a acceder a estos recursos.

Puede llevar tiempo encontrar un médico, asesor, terapeuta o grupo de ayuda con el que desee trabajar. Los asesores y los terapeutas suelen tener un área de especialidad o un enfoque determinado que utilizan con sus clientes y los grupos de apoyo generalmente tienen un área de atención específica. Está bien probar algunas opciones hasta encontrar la adecuada.

Puede encontrar una fantástica herramienta en línea en psychologytoday.com. Este sitio le permite buscar terapeutas y grupos de apoyo en su localidad y filtrar la búsqueda por tipo de seguro, ubicación y especialidad, y también le permite leer sobre los antecedentes, ver fotografías y averiguar cómo comunicarse para programar una cita. La Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (Substance Abuse and Mental Health Services Administration, SAMHSA) también tiene una herramienta de búsqueda de recursos de salud mental.

Hay muchas otras formas de levantar el ánimo y ayudar a dominar la ansiedad que puede probar ahora. Estas incluyen:

  • Hacer ejercicio con regularidad (incluso salir a dar vuelta a la manzana caminando puede levantar el ánimo).
  • Acercarse a su grupo de apoyo
  • Escribir un diario
  • Usar técnicas de conciencia plena o meditación
  • Dormir lo suficiente
  • Probar algo nuevo
  • Hablar las cosas con un amigo o un familiar de confianza

Estamos en una época sin precedentes. El estrés prolongado que vivimos todos, en especial los altos niveles de estrés asociados directamente con la pandemia que han reportado los estadounidenses, está afectando mucho la salud física y mental. Mientras los científicos y los médicos trabajan para tratar y curar los síntomas físicos, muchas personas están luchando con la larga carga emocional de la pandemia. Sepa que no está solo y el personal de su HTC puede ayudar con las preocupaciones de salud mental.

—Amy Wilson, MSW, LICSW, ACM

Wilson trabaja en M Health Fairview Center for Bleeding and Clotting Disorders (Centro M Health Fairview para los trastornos hemorrágicos y de coagulación) de Minneapolis, Minnesota, y es la presidenta del grupo de trabajo social.

Obtenga más información:

Conozca las señales de advertencia | NAMI: Alianza Nacional de Enfermedades Mentales

¿Se está perdiendo estos signos de ansiedad o depresión? | Harvard Health Publishing