Robert Butler and his family.

Trastornos hemorrágicos y salud mental: déjelo salir

Después de años de ignorar mis sentimientos, ahora veo el valor de hablar y compartir
Author: Robert Butler, as told to Leslie Pepper

Siempre me sentí diferente a los demás niños debido a mi hemofilia. Soportaba el dolor casi las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Si bien algunas hemorragias aparecieron y desaparecieron, otras no fueron tan breves. A veces, una hemorragia me despertaba de un sueño profundo. Aunque mis padres siempre me apoyaron, por alguna razón nunca quise molestarlos. Así que aprendí a lidiar yo solo con lo que fuera que estaba pasando. Ahora, a los 34 años, me doy cuenta de que definitivamente no es la mejor manera de manejar las cosas.

No tenía muchos amigos mientras crecía. Mi papá estaba en la Fuerza Aérea, así que nos mudábamos bastante. Para mí fue difícil conectarme con otros niños. Probé deportes de grupo, como baloncesto y natación, pero realmente no eran para mí. Me sentía incómodo en entornos de grupos grandes y no era bueno para lidiar con el rechazo. Los niños a menudo se burlaban de mí porque cojeaba y nunca lo manejaba bien. En general, estaba muy cerrado y enfocado hacia adentro.

Cuando tenía poco más de 20 años, me operaron de los tobillos. El médico me recetó analgésicos para aliviar el dolor físico. Pero tomar el medicamento también mitigó mi dolor emocional, así que continué tomándolas mucho después de que mis tobillos sanaron.

Después de unos años, me di cuenta de que no podía seguir así. Así que los dejé de golpe. Enfrenté el dolor constante en la forma en que lo había hecho cuando era niño, enterrándome más y más profundamente dentro de mi propia cabeza. Cuando llegué a los 30 años de edad, me di cuenta de que tenía que afrontar los problemas.

Cuando me uní a la junta directiva de mi sección local de la NHF, Hemofilia del Sur de Carolina, comencé a conocer gente como yo. Vi cómo la comunidad, y los hombres en particular, no hablaban mucho sobre nuestras emociones. Reconocí que quería hacer algo para ayudar a otros hombres que se enfrentaban a muchas de las mismas cosas que yo. Así que comencé con un grupo para hombres.

Estoy orgulloso de decir que fue rápidamente aceptado. Empezamos con tres hombres, y en solo cinco meses llegamos a nueve. Nos reunimos aproximadamente una vez al mes y hablamos sobre lo que sea que esté pasando en nuestras vidas.

Hablar realmente ayudó. Pero aún necesitaba más. Entonces comencé a llevar un diario para expresar mis emociones con mayor intensidad. Se sintió tan bien plasmarlo todo en papel. Una vez que vi cuánto alivio me traía, comencé a animar a los hombres de mi grupo a hacer algo así. Graban sus pensamientos y sentimientos en una cinta de audio y luego los transcriben. No estoy seguro de qué vamos a hacer con la colección de historias, pero creo que publicarlas para que el mundo las vea será útil para muchos hombres con enfermedades crónicas.

Espero que al comunicar mi historia, anime a otros que luchan como yo. Nuestras voces son importantes y, si las compartimos, los demás se darán cuenta de que no están solos y quizás un poco más conectados de lo que pensaban.