Ronald Staake of Santa Monica, California, zip lining.

Cirugía de reemplazo de rodilla: consideraciones para adultos con trastornos hemorrágicos

Conozca los riesgos y beneficios, así como las preguntas que debe hacer antes del procedimiento
Author: Beth Levine

A pesar de que nació con una hemofilia severa tipo A, Ronald Staake, de 59 años, de Santa Mónica, California, nunca ha dejado que este trastorno afecte su vida. Siempre ha sido activo, juega al golf, esquía y hace caminatas. “Soy una persona que le gusta estar al aire libre, así que hago ejercicio para, en lo posible, mantener mis articulaciones fuertes, dadas las hemorragias que he tenido”, dice. Sin embargo, a pesar de sus mejores esfuerzos, las articulaciones de ambas rodillas y la cadera derecha se degradaron tanto que se sometió a una cirugía para el reemplazo articular de las tres: la rodilla derecha en 2007, la rodilla izquierda en 2015 y la cadera en 2017.

“Se me estaba haciendo muy doloroso caminar y hacer cosas cotidianas normales", dice Staake. “Las articulaciones eran solo hueso con hueso. Me realicé las operaciones porque quería seguir participando en todas las actividades que disfrutaba hacer”.

Muchas personas con hemofilia necesitan reemplazos de rodilla a una edad más temprana que otros tipos de pacientes con artritis, ya que las hemorragias en la articulación a partir de la infancia degradan el cartílago y hacen que la articulación se vuelva artrítica y dolorosa y que pierda movimiento. Si bien todas las articulaciones son vulnerables, las rodillas, los codos y los tobillos son los que corren mayor riesgo porque son los que más peso cargan.

“A veces la artritis no requiere tanto tiempo para desarrollarse. La enfermedad articular se ve de manera significativa en niños, por lo que sabemos que esto puede ocurrir con bastante rapidez”, dice James V. Luck Jr., médico (Medical Doctor, MD), director de servicios quirúrgicos y rehabilitación del Orthopaedic Hemophilia Treatment Center de Los Ángeles.

“La buena noticia es que se espera que el número disminuya en el futuro, a medida que esta nueva generación que ha crecido con un mejor reemplazo del factor de coagulación (y menos hemorragias) envejezca”, dice Luck. “Todavía habrá problemas, pero no tan frecuentes como antes”.


Preguntas frecuentes

¿Quiénes califican para un reemplazo de rodilla?

Los pacientes con una artritis de la articulación de la rodilla tan avanzada que básicamente es hueso contra hueso y el dolor asociado y la falta de movimiento afectan en gran medida su calidad de vida. Estos pacientes también deben ser capaces y estar dispuestos a comprometerse con la rigurosa rehabilitación que se requiere después de un reemplazo de rodilla, dice Cindy Bailey, fisioterapeuta (Physical Therapist, PT), doctora en fisioterapia (Doctor of Physical Therapy, DPT), especialista en ortopedia clínica (Orthopedic Clinical Specialist, OCS), estimulación de la médula espinal (Spinal cord stimulation, SCS), fisioterapeuta principal del Orthopaedic Hemophilia Treatment Center de Los Ángeles.

“Los pacientes con un trastorno hemorrágico que se someten a una cirugía de reemplazo de rodilla necesitan fisioterapia más días a la semana y por un período más prolongado que los pacientes que no tienen un trastorno hemorrágico”, dice Bailey. Esto se debe principalmente a que una persona con un trastorno hemorrágico es más probable que produzca niveles más altos de factor de crecimiento del tejido conectivo (Tissue Growth Factor, TGF) después de la cirugía, lo que puede hacer que el tejido cicatricial se forme más rápidamente dentro de la articulación.

Bailey dice que los pacientes no deben someterse a la cirugía a menos que puedan comprometerse con el extenso régimen de rehabilitación, que incluye los ejercicios de rango de movimiento y de fortalecimiento que se realizan en casa.

Si necesita cirugía en ambas rodillas, ¿debe hacerse en un solo procedimiento o por separado?

El cirujano ortopédico James V. Luck Jr., MD, recomienda una rodilla a la vez: “La rehabilitación requiere de mucha atención por parte de los pacientes. Realmente necesitan concentrarse para obtener un buen rango de movimiento. Tratar de hacer eso con las dos rodillas al mismo tiempo es muy difícil. Eso sería más que duplicar el problema”.

¿Quién debe practicarle la cirugía?

Estas cirugías son más complejas que el reemplazo de rodilla habitual, especialmente en pacientes con hemofilia severa. Lo ideal es que las realicen cirujanos con amplia experiencia en el cuidado de pacientes con trastornos hemorrágicos, quienes trabajarán con un equipo que incluye un hematólogo con experiencia en cirugía. Si eso no es posible, su equipo de cirugía debe consultar a un cirujano y hematólogo con experiencia en reemplazo de rodilla en personas con trastornos hemorrágicos.


Puntos a considerar antes de su operación de rodilla

A continuación, encontrará una lista de preguntas que puede hacerle a su cirujano ortopédico.

  • ¿El cirujano tiene experiencia en cirugía de pacientes con trastornos hemorrágicos?
  • ¿Quién hace parte de su equipo quirúrgico? ¿Su equipo tiene experiencia con trastornos hemorrágicos?
  • ¿El equipo está preparado para la cobertura del factor? La mayoría de estas cirugías en pacientes con hemofilia se realizan con infusión continua de factor.
  • ¿Se tienen planes establecidos para manejar el dolor? ¿Cómo será el manejo del dolor por parte del equipo?
  • ¿Qué tipo de resultado puede esperar? Sea realista con sus esperanzas. Generalmente, se recupera el rango de movimiento con el que ingresó.
  • ¿A dónde irá para recibir fisioterapia? ¿Cuántas visitas cubrirá su plan de seguro para la rehabilitación posquirúrgica?
  • ¿Cuáles son las restricciones de la vida diaria a las que deberá adaptarse después de la cirugía y por cuánto tiempo?