Consumo de alcohol con un trastorno hemorrágico: una guía para celebrar las fiestas

Si bien las estadísticas muestran que el consumo de alcohol aumenta durante las vacaciones de invierno, beber incluso pequeñas cantidades puede ser riesgoso para las personas con trastornos sanguíneos y hemorrágicos hereditarios. Aquí le mostramos cómo proteger su salud.
Author: James Langford
Posted
Updated

Esta la época de brindar, ya sea por amigos y familiares, por las festividades pasadas, o por el año venidero. También es la temporada de noches más tranquilas compartiendo una copa de vino o cócteles con las personas de su vida a las que no ve con suficiente frecuencia.

La evidencia no es sólo anecdótica o generada por películas navideñas: las estadísticas muestran que más del doble de personas beben alcohol en Navidad y Año Nuevo, junto con un aumento menor en Acción de Gracias.

Sin embargo, para las personas con trastornos sanguíneos y hemorrágicos hereditarios, las bebidas navideñas conllevan riesgos de los que sus compañeros de fiesta no tienen que preocuparseincluso cuando beben sólo pequeñas cantidades.

Como mínimo, “beber alcohol es similar a tomar aspirina”, según el sitio web Steps for Living que aloja la Fundación Nacional de Trastornos Hemorrágicos. “Actúa como un anticoagulante. Si usted tiene un trastorno hemorrágico, beber alcohol empeora sus problemas de coagulación”.

Eso aumenta el potencial de hemorragias peligrosas incluso por pequeños cortes y hematomas causados por percances simples como tropezar en un pasillo oscuro o chocar con una mesa.

Además, mezclar alcohol con medicamentos para trastornos sanguíneos y hemorrágicos hereditarios puede provocar efectos desconocidos y potencialmente graves para la salud. Para las personas con enfermedades crónicas como la hepatitis C y el VIH, el alcohol puede exacerbar el daño hepático, dice Steps for Living.

Los riesgos aumentan aún más con el consumo excesivo de alcohol (más de cinco tragos a la vez para los hombres y cuatro tragos a la vez para las mujeres), que también aumenta durante la temporada de vacaciones de invierno.

Los atracones son la forma más común, y costosa, de consumo excesivo de alcohol en los EE. UU., según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Aproximadamente 1 de cada 6 estadounidenses bebe en exceso, y el 25 % lo hace al menos una vez a la semana, la actividad se ha relacionado con peligros que incluyen accidentes automovilísticos, intoxicación por alcohol, peleas físicas, y enfermedades de transmisión sexual.

“Las drogas y el alcohol pueden afectar el juicio, la coordinación y el tiempo de reacción, lo que genera un mayor riesgo de accidentes y una incapacidad para responder adecuadamente a una lesión”, advierte Steps for Living. Beber alcohol también puede causar deshidratación, lo que dificulta la autoinfusión de factor de coagulación.

Si tiene un trastorno sanguíneo y hemorrágico hereditario y tiene intención de beber durante las fiestas, puede resguardar su salud planificándolo con antelación. Los médicos de SickKids, un hospital universitario pediátrico afiliado a la Universidad de Toronto, y otros expertos ofrecen las siguientes sugerencias:

  • Decida con anticipación cuánto va a beber. Si conoce la cantidad de alcohol que tiende a hacerle sentir mal o comportarse de manera irresponsable, planee beber menos y lleve un registro.
  • Recuerde que algunas bebidas son mucho más fuertes que otras: 12 onzas de cerveza contienen aproximadamente la misma cantidad de alcohol que 5 onzas de vino o 1.5 onzas de licor.
  • Tenga en cuenta que no es necesario beber alcohol; considere refrescos o cócteles sin alcohol.
  • Beba lentamente y tome un vaso de agua después de cada bebida alcohólica.
  • Asegúrese de comer, ya que los alimentos retardan la absorción de alcohol en el cuerpo.
  • Planifique cómo llegará a casa antes de empezar a beber. Viaje con un conductor designado o considere tomar transporte público, un taxi, o un servicio de automóvil.
  • Recuerde que mezclar alcohol con medicamentos, ya sean recetados por un médico o sin receta, puede ser peligroso. Hable con su proveedor de atención médica o farmacéutico para obtener más información de antemano.
  • Tenga en cuenta que el alcohol inhibe la coordinación, lo que dificulta la autoinfusión. También es un diurético, lo que hace que el cuerpo pierda agua y que las venas sean más difíciles de encontrar en caso de emergencia.
  • Dígale a las personas con las que está que tiene un trastorno hemorrágico para que sepan que puede necesitar tratamiento si tiene un accidente. Utilice una identificación médica, como una pulsera MedicAlert.
Comments