4 Ways to Relieve Arthritis in Winter

4 Formas de aliviar los síntomas de la artritis durante el invierno 

Consejos para controlar los síntomas de la artritis en clima frío 
Author: Michael Hickey

Los meses de clima frío siempre son un desafío para las personas con artritis, pero este año pueden ser aún más difíciles. Al ser probable que la pandemia del COVID-19 dure todo el invierno, muchos intentarán formas de salir de casa más a menudo en vez de quedarse recluidos adentro.

Eso significa más tiempo en el frío. ¿Cómo puede salir y enfrentar los elementos mientras controla su artritis? Tome en cuenta estos cuatro consejos:

Vístase en capas para el clima frío

Asegúrese de abrigarse cada vez que quiera enfrentar el frío para hacer algo de ejercicio o respirar aire fresco. A medida que baja la temperatura, también baja la presión barométrica. Cuando esto ocurre, los tejidos del cuerpo se expanden y ponen más presión sobre sus nervios, lo que causa más dolor.

Mantener el calor mejora la circulación, así como relaja las articulaciones y los músculos, lo que reduce la rigidez y el dolor. Entonces, asegúrese de tener su ropa de invierno a la mano, use mangas largas, mantenga sus extremidades cubiertas, use artículos impermeables en días de nieve y telas aislantes, como la lana. ¿Desea una guía integral de cómo aplicar las capas? Tiene suerte: Existen muchas para que las vea.

Tan solo recuerde que podría recalentarse si se mantiene activo durante mucho tiempo, así que use materiales transpirables en sus capas exteriores y prepárese para quitarse una o dos prendas.

No hiberne: cómo mantenerse activo en el invierno:

Algunos podrían asumir que hacer ejercicios es dañino para aquellos con artritis. Sin embargo, el ejercicio regular puede incrementar la fuerza y la flexibilidad, reducir la fatiga y aliviar el

dolor en las articulaciones, lo que es especialmente útil en el invierno, ya que el clima frío pone más presión sobre su cuerpo. Cuando desarrolla fortaleza, sus músculos estarán mejor equipados para soportar sus articulaciones.

Por lo tanto, no deje de ejercitarse una vez que llegue el invierno. ¿Quiere salir? La Fundación de Artritis recomienda caminar al aire libre como una actividad amigable con la artritis, siempre que usted se mantenga en terrenos planos y de tierra. La fundación también recomienda esquiar a campo traviesa, lo que no es tan demandante para sus articulaciones como esquiar cuesta abajo, pero igual ofrece ejercicio de calidad. Sin embargo, esto no se recomienda para aquellos con artritis de moderada a severa en la parte superior o inferior del cuerpo.

Antes de hacer cambios en su rutina de ejercicios, consulte con su médico para obtener un sentido de lo que es apropiado para usted.

Cómo obtener su vitamina D

Asegúrese de que su cuerpo tenga lo que necesita para mantener la salud en sus articulaciones al recibir la cantidad correcta de vitamina D. Estudios demuestran que un menor consumo de vitamina D puede hacer que las personas sean más susceptibles a desarrollar artritis reumatoide y puede afectar la gravedad de la enfermedad.

La vitamina D ayuda a mantener sus huesos fuertes, reduce la inflamación y mejora la función muscular. Con el consumo adecuado, estará mejor preparado para controlar los síntomas de su artritis, incluso mientras enfrenta un clima frío. Existen algunas formas de obtener más vitamina D, como tomando suplementos, exponiéndose a la luz solar y comiendo alimentos con altos niveles de vitamina.

Hable con su médico sobre la dosis recomendada de vitamina D para usted.

Manténgase hidratado

La deshidratación a menudo se relaciona con días calurosos del verano, pero el invierno también conlleva el riesgo de deshidratación. De hecho, el sudor se evapora con mayor rapidez en el aire frío, lo que ocasiona deshidratación. Y la falta de hidratación se asocia con el dolor en las articulaciones, ya que sus articulaciones no se lubrican apropiadamente.

Tenga esto en cuenta mientras se prepara para salir en el invierno. ¿Cuántos líquidos piensa consumir? La Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina determinó que el consumo adecuado de líquido por día es aproximadamente 15.5 tazas al día para hombres y aproximadamente 11.5 tazas para mujeres.