How to Keep Summer Activities Safe for Kids with Bleeding Disorders

Cómo hacer que las actividades de verano sean seguras para los niños con trastornos hemorrágicos

Sepa por qué un popular artículo de juego para patios es más riesgoso de lo que piensa
Author: Donna Behen

Es verano, los niños no van a la escuela y están ansioso de poder divertirse al aire libre. Después de un año de enseñanza virtual, aislamiento social y tanta incertidumbre, ¡probablemente tengan más ganas que nunca!

Pero si usted es padre de un(a) niño(a) con hemofilia u otro trastorno hemorrágico, su deseo de que su hijo(a) salga y realice actividades se ve opacado por la preocupación de que el deporte que esté practicando u otra actividad que esté haciendo pueda ponerlo(a) en riesgo de una herida grave.

¿Qué puede hacer para ayudar a que este verano sea agradable y lleno de actividades para su hijo(a) y al mismo tiempo mantenerlo(a) a salvo de lesiones?

Para obtener consejos sobre la hemofilia y los deportes, recurrimos a Alice Anderson, PT, DPT, PCS, coautora de la guía Playing It Safe: Bleeding Disorders, Sports and Exercise de la Fundación Nacional de Hemofilia (National Hemophilia Foundation, NHF). Esto es lo que ella recomienda.

Consulte con su HTC

Una buena primera medida es hablar con el centro de tratamiento de hemofilia (hemophilia treatment center, HTC) de su hijo(a), dice Anderson. “Puede consultar si recomiendan que su hijo(a) reciba profilaxis, y si su hijo(a) tiene un problema articular, puede determinar si hay deportes específicos que serían más seguros para él/ella que otros”, dice ella.

También puede hablar sobre las medidas que puede tomar para que el deporte o la actividad sean más seguros. “Claramente, es obvio que todos deben usar el equipo de seguridad apropiado para cada deporte”, agrega.

Manténgase alejado de las actividades con una calificación de 3

En la guía Playing It Safe, los deportes que tienen una calificación de 3, como de “alto riesgo”, incluyen carreras de BMX, boxeo, fútbol americano, rugby y lucha libre.

“Estos son deportes que pueden ser peligrosos para cualquier persona, sin importar si tienen un trastorno hemorrágico, porque se consideran de alta velocidad y/o con alto riesgo de colisión”, dice Anderson. “Lo más importante que queremos prevenir es un golpe en la cabeza, que como mínimo puede causar una conmoción cerebral y, en el peor de los casos, una hemorragia en la cabeza”.

Tenga cuidado con las camas elásticas

El verano pasado se dispararon las ventas de camas elásticas para patios dado que las familias buscaban formas de mantener a sus hijos ocupados en casa durante la pandemia.

Pero la Academia Estadounidense de Pediatría desaconseja enfáticamente el uso de camas elásticas domésticas para cualquier niño, haciendo referencia a la alta tasa de lesiones que pueden ocurrir, incluidas fracturas y dislocaciones. En la guía Playing It Safe, el uso de camas elásticas tiene una calificación de 2.5 a 3.

“Si elige permitir que su hijo(a) se suba a una cama elástica, lo que la hará más segura es garantizar que haya supervisión de un adulto y que no haya giros ni saltos mortales y, lo más importante, que solo un niño salte a la vez”, dice Anderson. “Lo que se quiere evitar es el riesgo de que dos cabezas se golpeen con mucha fuerza”.

No subestime los juegos entre niños en el vecindario

Si bien el fútbol americano profesional (tackle football) es un deporte de alto riesgo, ¿qué hay sobre un partido amistoso en el vecindario de fútbol americano (touch football) entre niños?

Anderson dice que este tipo de juegos improvisados a menudo pueden ser mucho más riesgosos de lo que uno cree, ya que generalmente hay poca o ninguna supervisión por parte de un adulto. “En un juego de liga o un partido en la Y, habrá árbitros que estén mirando, pero si solo hay un grupo de niños jugando en la calle, es posible que un jugador se rebele y haga algo realmente peligroso”, dice ella.

Tenga en cuenta los intereses de su hijo(a)

No cometa el error de limitar las actividades de su hijo(a) solo a las que tienen una calificación de 1 para “bajo riesgo”, dice Anderson. Es importante permitir que los niños se expresen en cuanto a los deportes o actividades que les interesan.

En realidad, algunas actividades son menos riesgosas para los niños con trastornos hemorrágicos de lo que los padres podrían creer. Por ejemplo, escalada en roca. Mientras que la escalada en roca al aire libre obtiene una calificación de 2 a 3 en la guía Playing It Safe, la escalada en roca en interiores, con el equipo de seguridad adecuado, como cuerdas y arneses, es de 1.5 a 2.

“Anteriormente, antes de tener tan buenos tratamientos, a todos los niños se los animaba a nadar porque no es un deporte de alto impacto, pero ¿y si a su hijo(a) no le gusta nadar?” dice Anderson. “Obligar a su hijo(a) a hacer un deporte de nivel 1 que odia no es de ayuda y no se divertirá en absoluto”.

Audience