Qué debe saber sobre los servicios de telesalud

Las visitas virtuales están mejorando la atención para personas con trastornos hemorrágicos

El uso de servicios de telesalud se ha disparado en los últimos meses debido a la pandemia de COVID-19. En 2019 solo el 11% de los estadounidenses había recibido atención médica a través de tecnología de comunicaciones y videoconferencias electrónicas. A abril de 2020, ese número había aumentado a 46%, según una encuesta de la consultora McKinsey & Company.

Pero para muchas personas con trastornos hemorrágicos que viven a cientos de millas de un centro de tratamiento de hemofilia, los servicios de telesalud han sido parte de su atención durante varios años.

En la zona rural de Michigan, por ejemplo, niños y adultos con trastornos hemorrágicos pueden tener visitas virtuales con Roshni Kulkarni, MD, directora del Centro de Trastornos Hemorrágicos y de Coagulación de Michigan State University en East Lansing, un centro de tratamiento de hemofilia (hemophilia treatment center, HTC), y con sus colegas del equipo de atención integral.

Estas sesiones de telesalud suelen comenzar de forma similar a una visita tradicional en el consultorio. Al paciente lo atiende su proveedor de atención primaria local a solas. Luego, el paciente y el proveedor de atención primaria en persona se conectan con Kulkarni en forma virtual mediante una videoconferencia de telesalud bidireccional en tiempo real.

Durante estas visitas virtuales, “Reviso la historia y el examen físico del paciente”, dice Kulkarni. Juntos, el grupo (el proveedor de atención primaria en persona o el paciente, el especialista en forma remota y el paciente) hablan sobre el diagnóstico y el plan de tratamiento del paciente, cualquier problema que surja y los resultados de los análisis de laboratorio. La sesión de video de telesalud también puede incluir consultas con un trabajador social, otros miembros del equipo de atención integral y otros especialistas del HTC. El grupo luego delibera y toma las decisiones necesarias, como si todos estuvieran en la misma habitación.

Desde que comenzó la pandemia, dice la Dra. Kulkarni, muchos pacientes se han estado conectando directamente con el HTC desde sus casas haciendo clic en un enlace de Zoom enviado por el centro. “En la actualidad, los pacientes tienen la opción de realizar una visita de telemedicina «virtual» o una visita física en persona «cara a cara» y también tienen la opción de tener una visita de telemedicina/virtual en un momento y luego optar por una visita en persona en otro momento”, dice la Dra. Kulkarni. “Para los niños que les temen a las visitas con el médico, esta combinación parece una solución viable”. La doctora agrega que esta flexibilidad puede ayudar a aumentar la frecuencia del contacto o las visitas de los pacientes. Se pueden ofrecer servicios como telegenética, telefisioterapia y telesalud mental. Las pacientes embarazadas pueden consultar virtualmente a múltiples especialistas como un hematólogo pediátrico y para adultos y el obstetra durante una misma televisita para recibir recomendaciones sobre el embarazo y el parto.

Beneficios de la telesalud

Además del mejor acceso a la atención, especialmente en zonas rurales donde hay escasez de especialistas, los servicios de telesalud tienen otras ventajas:

  • Viajes más cortos para los pacientes. Los pacientes viajan la décima parte de lo que lo hacían antes, según Michelle L. Witkop, DNP, FNP-BC, exenfermera práctica especializada en trastornos hemorrágicos del Centro de la Región Norte para Trastornos Hemorrágicos en el Centro Médico Munson en Traverse City, donde los pacientes tienen videoconferencias con Kulkarni. Y esas distancias más cortas hacen ahorrar tiempo y dinero. Durante la pandemia, los pacientes pueden mantener la distancia social y prevenir el riesgo de exposición propio y de terceros. Los índices de inasistencia en la clínica también disminuyen.
  • Atención en el “hogar médico” del paciente. El hogar médico es esencialmente el consultorio del médico que está en el centro del cuidado del paciente. Ofrecer atención especializada a los pacientes en su hogar médico integra al proveedor de atención primaria al proceso, pero también hay beneficios que no son médicos. “Cuando los pacientes son atendidos en consultorios locales, su sistema de apoyo es mejor”, dice Witkop. “Sencillamente es mejor para ellos en general”.
  • Intercambio fácil de materiales educativos. Kulkarni comparte su pantalla con pacientes y proveedores para informar sobre recursos en internet, como el sitio web de la Fundación Nacional de Hemofilia, hemophilia.org, adonde envía con frecuencia a pacientes en busca de información de calidad, recursos y apoyo.
  • Mejor calidad de la atención. Los proveedores dicen que la calidad ofrecida mediante telemedicina puede ser mejor porque el proveedor de atención primaria y el especialista están en la habitación con el paciente al mismo tiempo, planificando y analizando todo en equipo. Tras cada cita de telemedicina en el Centro Médico Munson, se realiza una encuesta a los pacientes para que indiquen su grado de satisfacción del 1 al 5. Los resultados muestran que los pacientes perciben como muy alta la calidad de la atención. Muchos comentan que el proveedor les dedica toda su atención y que se los atiende más rápido.

Los desafíos

La atención virtual a través de visitas de telesalud tiene algunos desafíos:

  • El especialista no puede palpar los órganos del paciente. “No puedo tocarle el estómago ni sentir si hay hinchazón”, dice Kulkarni. Para eso, depende del examen del proveedor local. Sin embargo, los teledispositivos de vanguardia como teleotoscopios y telestetoscopios permiten que los especialistas vean y oigan lo que sucede en los oídos, la nariz, la garganta, el corazón y los pulmones de los pacientes.
  • Dificultades técnicas inevitables. Se presentan problemas de conexión o con la calidad del sonido o la imagen. Muchos proveedores de atención primaria que se conectan con Kulkarni tienen en el consultorio una persona especializada en informática del hospital afiliado para brindar apoyo los días de telemedicina, a fin de asegurar que el equipo esté bien configurado. 

Entre otros desafíos, se incluye la falta de acceso digital, los problemas visuales, que dificultan la visualización de la pantalla, las barreras del idioma y el riesgo de violación de la privacidad.

A pesar de los desafíos, según la opinión de Kulkarni, la telemedicina vino para quedarse y es el futuro. “Los días en que el paciente va a la torre de marfil han quedado atrás”, dice. “La gente en la torre de marfil debe salir y atender al paciente en su propio entorno”.