A pile of stethoscopes, each a different color and branded with a college logo

Opciones de seguro médico para estudiantes universitarios con trastornos hemorrágicos

Qué debe saber antes de irse a la universidad
Author: Eric Butterman

Cuando se está preparando para ir a la universidad, la lista de control de lo que necesitará es larga: computadora, mochila, un abrigo adecuado para el clima, suministros para el dormitorio estudiantil, etc. Pero, si tiene un trastorno hemorrágico, hay algo más que debe ser la máxima prioridad en la lista: el seguro médico.

“Hay muchos gastos que pueden acompañar a un trastorno hemorrágico y es aconsejable tener un seguro que le permita estar preparado”, dice Marla Feinstein, analista sénior de pólizas y atención médica de la Fundación Nacional de Hemofilia. “No querrá que un problema médico sea más preocupante de lo que tiene que ser cuando está tratando de disfrutar la experiencia universitaria”.

Qué debe considerar:

Quedarse en el plan de seguro médico de sus padres puede ser su mejor opción.

La buena noticia es que puede quedarse en el plan de sus padres hasta que tenga 26 años. Pero eso es en caso de que tengan un buen plan, y usted y sus padres puedan seguir cubriendo el costo. Ahora es momento de analizar esta opción, revisando los deducibles, los costos máximos de bolsillo y si hay proveedores de la red que estén cerca de la universidad (probablemente sea menos frecuente mientras más lejos se vaya de su casa).

Es probable que el plan médico para estudiantes no sea suficiente.

El plan médico para estudiantes de la universidad puede no ser suficiente para cubrir a alguien con un trastorno hemorrágico y el plan no está obligado a cumplir las normas de la Ley de Atención Médica Asequible (Affordable Care Act, ACA).

“El problema es que los planes médicos para estudiantes universitarios no son tan completos como otros planes”, dice Feinstein. “Si lo necesita, puede tenerlo como seguro secundario de respaldo,

pero no debería ser su única opción de seguro”. Si tiene un trastorno hemorrágico grave o incluso uno moderado o leve y tiene un accidente automovilístico o una caída grave, definitivamente necesitará más cobertura, dice.

“También es probable que el plan médico para estudiantes tenga un límite de dólares de cobertura que es muy bajo en cuanto a la cobertura de gastos”, dice Feinstein. “Las personas piensan en salirse del plan de sus padres y adquirir un plan para estudiantes. Posiblemente se estén metiendo en un enorme lío”.

Sue Geraghty, enfermera registrada (Registered Nurse, RN), coordinadora de enfermería jubilada del Centro de Hemofilia y Trombosis de la Universidad de Colorado, agrega: “El plan médico para estudiantes puede no tener un beneficio de recetas, por lo tanto, el factor no está cubierto. Y quizás cubra solo atención médica provista en el campus universitario”.

Es aconsejable que adquiera su propio seguro ACA.

Si bien hay determinados requisitos para calificar, esta puede ser su segunda mejor opción. “Debería cubrir los principales problemas que alguien con un trastorno hemorrágico enfrentaría, incluido el factor”, dice Geraghty. Sin embargo, estos planes suelen tener deducibles elevados.

Consulte en la oficina de salud de la universidad.

El personal puede informarle si el plan cubre mucho más que la mayoría de los planes universitarios. También pueden haber tenido otros estudiantes con trastornos hemorrágicos, así que pueden ser un recurso útil.

Por último, asegúrese de prepararse antes de su primer día en el campus. “Si vive en Nueva York y se va a la universidad en California, deberá saber qué médicos consultar para su seguro y hablar con centros de tratamiento cercanos para asegurarse de que estén dentro de la red”, dice Feinstein. “Si no lo están, puede haber mucha diferencia en el costo para usted. El momento de prepararse es antes de una situación médica desesperante”.

Geraghty agrega que debe conocer las reglas del plan médico en caso de atención de emergencia. “Si me voy lejos y acudo a la sala de emergencias, debo llamar a mi médico de atención primaria dentro de las 24 horas para que la visita esté cubierta”, dice.

“También recomendaría hablar con un trabajador social en su centro de tratamiento de hemofilia porque puede ayudarle a aclarar la confusión que se genera sobre el seguro e irse lejos a la universidad”, dice Geraghty.