Leighton and Shelley Easter at the gymnastics gym where Leighton trains.

El mensaje de una madre

El trastorno hemorrágico de mi hija no le ha impedido seguir sus sueños
Author: Así le dijo Shelly Easter a Leslie Pepper

Cuando mi hija Leighton, que ahora tiene 10 años, tenía aproximadamente 4 años comenzó a tener hemorragias nasales. Y no estoy hablando de hemorragias nasales comunes y corrientes. Estas continuaron durante horas. Además de las hemorragias nasales constantes, su maestra de preescolar nos llamaba todo el tiempo para decir que Leighton parecía aletargada e incluso se estaba quedando dormida en clase. Su pediatra nos remitió a un hematólogo, que sospechaba que podía ser leucemia. Por supuesto, me asusté al pensarlo. Pero gracias a Dios que descartaron eso. También analizaron su factor de Von Willebrand y eso salió bien. El médico dijo que estaba bien y nos envió a casa.

Pero ella no estaba bien. Durante los siguientes 2 años y ½ las hemorragias nasales continuaron e incluso empeoraron, hasta el punto de que pasó más tiempo en la oficina de la escuela con un algodón en la nariz que en el aula. La llevé de regreso al hematólogo y le expliqué cómo eran sus hemorragias nasales. Incluso tomé fotos del algodón. Él le preguntó si ella se lastimaba fácilmente. Para ser honesta, nunca había pensado demasiado en sus moretones.  ¿Qué niño activo que juega al fútbol y al fútbol bandera no se lastimó fácilmente? El hematólogo le recomendó que se hiciera una microscopía de plaquetas y eso confirmó que tiene un trastorno hemorrágico extremadamente raro conocido como trastorno de la acumulación de plaquetas (platelet storage pool disorder, PSPD).

Los médicos le dijeron que el fútbol y el fútbol bandera eran demasiado peligrosos para continuar. Pero Leighton quería practicar algún deporte, y me rogó que la dejara probar gimnasia. Comenzó a tomar clases en nuestro gimnasio local, y en un mes el gimnasio la invitó a competir en un equipo. Le contamos a sus entrenadores y al dueño del gimnasio sobre su trastorno hemorrágico, y escribí un plan de acción para lo que podría suceder si le golpeaban el pecho o el estómago, o qué hacer si empezaba a sangrar. Ella tiene que usar algún equipo de protección (empuñaduras en las manos, por ejemplo) y congela cualquier cosa inmediatamente si la golpean.

Tengo que admitir que, al principio creo que los aterroricé por completo. Pero a medida que pasaba el tiempo, se dieron cuenta de que daba más miedo en el papel que en la realidad. Estamos muy agradecidos de que los dos gimnasios donde ahora entrena, Tops Gymnastics and Ohio Sports Academy, estuvieran abiertos para entrenar a alguien con PSPD.

Este año, además de la barra o viga de equilibrio, caballete y suelo, Leighton comenzó a competir en trampolín y acrobacia. Se convirtió en la campeona estatal de nivel 3 de Ohio en caballete, así como en la campeona estatal en los tres eventos de trampolín y acrobacia, y competirá en los Campeonatos Nacionales.

Leighton tiene que hacerse una endoscopia nasal cada año, donde los médicos ingresan una cámara y cauterizan cada vaso sanguíneo. Sin embargo, solo pueden hacerlo unas cuantas veces, así que en algún momento tendremos que encontrar otra solución para controlar las hemorragias nasales. A pesar de todo, nunca la he escuchado quejarse. Nunca la he escuchado sacar una excusa. Nunca la he visto ser una víctima de sus circunstancias.

Por supuesto, estoy nerviosa por dejar que compita en gimnasia, pero al hacerlo le estamos enseñando a levantarse después de caer, a abogar por sí misma y a tomar decisiones inteligentes en lo que respecta a su salud y seguridad. Más que nada, está aprendiendo a ir por sus sueños y a vivir la vida que quiere.