La nueva oportunidad de vida de Michael Tuberdyck

Un trasplante de hígado curó la hemofilia de Michael Tuberdyck e hizo que él y su esposa, Marilyn, fueran firmes promotores de la donación de órganos
Author: Así le dijeron Michael y Marilyn Tuberdyck a Leslie Pepper

Michael Tuberdyck: Descubrí que tenía hepatitis C en algún momento de la década del 90, que contraje años antes por hemoderivados contaminados. Es un problema que tenemos muchos de los baby boomers con hemofilia. En ese momento, el interferón era la primera línea de tratamiento para la hepatitis C, y causó meses de todo tipo de efectos secundarios desagradables como sequedad bucal, agotamiento, dolor de cabeza e incluso cambios de humor. Afortunadamente, en general tenía muy buena salud y soporté los efectos secundarios lo mejor que pude.

Debido a que sabíamos que la hepatitis C me ponía en mayor riesgo de padecer cáncer de hígado, mi médico del centro de tratamiento me hacía un examen cada año. En 2014, la exploración encontró algo. Me diagnosticaron cáncer de hígado. Los médicos del Centro Integral del Cáncer Roswell Park aquí en Buffalo lo trataron con éxito con la ablación por microondas, que utiliza el calor generado por la energía de microondas para destruir los tumores.

Desafortunadamente, aparecieron nuevos tumores dos años después. Inmediatamente, los médicos de Roswell me trataron con quimioterapia dirigida. En ese momento, mis médicos recomendaron un trasplante de hígado porque sospechaban que incluso si mataban con éxito los tumores nuevamente, volverían. Pude ingresar a la lista de trasplantes en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh (University of Pittsburgh Medical Center, UPMC). Fue entonces cuando mi esposa, Marilyn, entró en acción.

Marilyn Tuberdyck: Me puse en contacto con tantos medios de comunicación como pude para hacer correr la voz de que estábamos buscando un donante vivo. El coordinador de trasplantes de UPMC nos animó a buscar un donante vivo porque la cirugía se puede programar en lugar de realizarse de emergencia. También puede acortar el tiempo en la lista de espera en meses o incluso años.

Un donante vivo simplemente dona una pequeña parte de su hígado, que luego se regenerará. La pequeña porción donada al paciente trasplantado crecerá a tamaño completo. Les pedí a todos que marcaran sus licencias de conducir como donantes de órganos.

Michael: Mientras buscamos un donante, los médicos hicieron un seguimiento de pequeños tumores recurrentes en mi hígado. Me dijeron que si los tumores se diseminaban fuera del hígado, ya no podría recibir un trasplante y el cáncer sería terminal. Hubo algunos miembros de la familia que estaban dispuestos a donar, pero desafortunadamente por varias razones ninguno de ellos funcionó. Finalmente, después de un año en la lista de espera de trasplantes, el 12 de marzo de 2018, recibimos una llamada de que había una donante de hígado disponible de una víctima de accidente. Hicimos un viaje de cuatro horas desde Buffalo a Pittsburgh, y tuve una cirugía exitosa. Estuve en UPMC durante 30 días y pude volver a casa a fines de abril.

Debido a que el factor VIII se produce en el hígado, se cree, aunque nunca se garantiza, que un trasplante de hígado aumentaría el nivel de factor. Este fue el caso en mi situación. Tenía menos de un 1% de factor de coagulación en mi sistema desde mi nacimiento. Ahora estoy en un saludable nivel de factor del 50%.

Marilyn: Continúo la misión de crear conciencia sobre la donación de órganos. Creo que registrarse para ser donante es algo que las personas deben hacer para ayudar a la comunidad. Si trabajamos juntos, hará que para todos sea mejor. La donación de órganos puede darles a las personas una segunda oportunidad en la vida. Y en el caso de Mike, bromeamos diciendo que Mike curó su hemofilia de la manera más difícil.

Michael: Ese ciertamente es el caso en mi vida. Casi dos años después de mi trasplante, estoy más saludable que nunca. Tomo una clase de tai chi dos veces por semana y hago ejercicio en una piscina de terapia con agua tibia dos veces por semana.

He pasado de ser paciente a ser voluntario en nuestro centro local de hemofilia, Western New York BloodCare. Ya no me realizo infusiones, y no tengo cáncer. Me siento muy afortunado.