Nicole Kaes, member of the National Hemophilia Foundation’s Red Tie Runners, with her husband, Steve.

Correr por una causa: por qué una mujer se unió a Red Tie Runners de NHF

Nicole Kaes, residente de Brooklyn, combinó su amor por correr con la recaudación de fondos para la NHF durante la maratón de la ciudad de New York de 2019.
Author: Lisa Fields

En el verano de 2019, mientras entrenaba para la maratón de la ciudad de New York, Nicole Kaes de Brooklyn, New York, se despertaba todos los sábados a las 5:30 a.m. para poder correr durante un buen rato antes de que hiciera demasiado calor afuera. Para mostrar su apoyo, su esposo, Steve, también se levantaba temprano con ella.

“Desayunaba conmigo, aunque no tenía ninguna razón para levantarse a esa hora”, dice Kaes. “Él siempre estaba ahí para despedirme, y siempre estaba ahí cuando yo regresaba, para darme la bienvenida y pasar el resto del día holgazaneando conmigo y recuperándome”.

Kaes, una corredora de toda la vida, decidió correr su primera maratón el pasado noviembre como miembro de Red Tie Runners de la Fundación Nacional de Hemofilia. Corrió para honrar a Steve, quien tiene hemofilia A leve, y se asoció con su cuñada, Michelle Fleming de Columbus, Ohio, la hermana de Steve, para la carrera. Corrían media maratón juntas, por lo que hacer frente a 26.2 millas parecía una progresión natural.

“Michelle y yo habíamos entrenado juntas, y ella fue fundamental para que yo llegara a la línea de meta de mi primera mitad”, dice Kaes. “Siempre había asumido que haría una carrera completa, solo por la naturaleza de ser una corredora toda mi vida. Seguía diciendo: 'Oh, tal vez el año que viene'. Así que Michelle finalmente dijo: “Bien, este es nuestro año'”.

Comprometerse a postularse para el equipo de la NHF significó que Kaes y Fleming tuvieron que recaudar $3,500 cada una. Además de recaudar $500 para la NHF a principios de 2019, cuando corrió la media maratón de la ciudad de New York, Kaes era una novata en la recaudación de fondos. Kaes y Fleming unieron sus esfuerzos de recaudación de fondos para que los familiares no tuvieran que elegir a una mujer sobre la otra, estableciendo una meta de recaudación de fondos de $7,000 para ellas. Superaron su meta por unos cientos de dólares.

“Siempre que uno recauda fondos, hay un poco de ansiedad de si efectivamente se alcanzará la meta”, dice Kaes. “Pero nuestros amigos y familiares fueron muy generosos y alentadores”.

A Kaes le complació combinar su amor por correr con la concienciación y la recaudación de fondos para los trastornos hemorrágicos. “Convertir algo que te apasiona en una oportunidad para recaudar fondos y ayudar a otros que quizás no tengan las mismas oportunidades es siempre una gran decisión”, dice Kaes. “La NHF es un gran socio, en términos de apoyarnos en nuestros objetivos de recaudación de fondos y unir al equipo, continuando el diálogo sobre los trastornos hemorrágicos y la comunidad”.

Desde la maratón de la ciudad de New York, Kaes les ha estado contando a sus compañeros corredores sobre el equipo Red Tie Runners de la NHF, con la esperanza de reclutar nuevos miembros para futuras carreras. Muchas personas que participan en loterías de carreras para ganar un lugar no ingresan. Correr para un socio de caridad es otra opción para garantizarse un lugar en la línea de salida.

“Si la gente no entra a través de la lotería y les gustaría postularse por una causa”, dice Kaes, “es una gran opción para crear conciencia y recaudar fondos para la NHF”.