Prediabetes: Sin excusas

CDC y aliados lanzan campaña de concienciación
Author: Por Sarah M. Aldridge, MS

86 millones de estadounidenses no saben que tienen un trastorno que desencadena una enfermedad, pero pueden ayudar a prevenirlo. Se llama prediabetes y es de tal importancia, que el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés), la Asociación Americana de la Diabetes (ADA), la Asociación Médica de Estados Unidos y el Ad Council están aunando esfuerzos para darle información al respecto. El tema de la nueva campaña es “No hay excusa para la prediabetes”. Captará su atención con anuncios y videos en televisión, radio, prensa escrita y redes sociales, en inglés y español. Puede averiguar si tiene un alto riesgo de prediabetes con una simple prueba de siete preguntas en su sitio web: doihaveprediabetes.org.

¿Qué es la prediabetes?

La diabetes tipo 2 se produce cuando el organismo no usa eficazmente la hormona insulina. La insulina hace que la glucosa, un tipo de azúcar producto de la digestión de carbohidratos, pase de la sangre a las células. La prediabetes es un trastorno que sirve de advertencia de la diabetes. Con prediabetes, su nivel de glucosa en la sangre es superior al normal, pero no lo suficientemente alto como para un diagnóstico oficial de diabetes. (Ver el recuadro, “Pruebas de prediabetes”.) Pero eso no quiere decir que está libre de peligro. Se sabe que un nivel elevado de glucosa contribuye a enfermedades coronarias y derrames. Según el CDC, 15% – 30% de las personas con prediabetes tendrán diabetes tipo 2 en cinco años.

¿Quién corre peligro?

La campaña de publicidad usa comerciales de televisión con una prueba en tiempo real de 60 segundos para que los televidentes puedan enterarse de inmediato si su riesgo es alto. Estos son los principales factores de riesgo de la prediabetes:

  • Edad: Más de 45 años
  • Peso: Tener sobrepeso u obesidad
  • Antecedentes familiares: Un hermano o padre con diabetes
  • Origen étnico: Afroamericano, hispano/latino, indígena americano, estadounidense de origen asiático, isleño del pacífico
  • Un nivel bajo de colesterol de alta densidad (HDL por su sigla en inglés o bueno) y alto de triglicéridos, o ambos
  • Un estilo de vida sedentario
  • Presión arterial alta o tomar medicamentos para la presión alta
  • Diabetes gestacional durante el embarazo; dar a luz a un bebé que pesa 9 libras o más
  • Síndrome de ovario poliquístico

Los miembros de la comunidad de trastornos hemorrágicos tienen sus propios factores de riesgo que aumentan la probabilidad de que la prediabetes se convierta en un caso de diabetes. Las infecciones virales como el VIH y la hepatitis C contraídas hace varias décadas debido a productos contaminados de factor pueden causar inflamación crónica, que puede resultar en diabetes. Además, se ha detectado un vínculo entre ciertos medicamentos para el VIH y un índice más alto de diabetes. Asimismo, ahora se sabe que la hepatitis C impide que el cuerpo regule el nivel de glucosa en la sangre, lo que también contribuye a la diabetes. (Leer “Detalles sobre la diabetes”)

Rendir cuentas ante un grupo

Si bien algunas personas de por sí están motivadas para hacerse cargo de su salud, muchos de nosotros necesitamos rendirle cuentas a un grupo para motivarnos. El Programa Nacional de Prevención de la Diabetes del CDC usa asesores sobre estilo de vida que alientan a personas en grupos pequeños a controlarse la prediabetes de manera activa. Los grupos se reúnen una vez por semana por aproximadamente seis meses. Cada semana tratan temas como: “Sea un detective de grasa y calorías”, “Frene los pensamientos negativos”, “Ponga en marcha su plan de ejercicio” y “Formas de mantenerse motivado”. El asesor ayuda a los participantes a aprender a seleccionar alimentos saludables, incorporar actividad física a su rutina diaria y hacer que su estilo de vida sea más saludable permanentemente. Averigüe si su compañía de seguros o empleador ofrece cobertura para tales programas, que posiblemente se ofrezcan también en un YMCA cercano.

Cambios pequeños, grandes mejoras

Si los cambios que quiere hacer lo abruman, recuerde que poco a poco, se llega lejos. Según el CDC, perder apenas 5% – 7% de su peso (en el caso de una persona que pesa 200 libras, de 10–14 libras) puede retrasar o revertir la prediabetes. Para comenzar, tome agua en vez de bebidas con azúcar o coma una manzana en vez del usual helado de noche. Si no ha estado haciendo actividad física, quizá lo abrume comenzar a hacer algún tipo de deporte, pero casi todas las personas pueden caminar. Deje de ver televisión por 30 minutos para comenzar a caminar a diario con su cónyuge o nietos. El CDC recomienda un mínimo de 150 minutos de actividad cada semana. La “actividad” puede ser cualquier cosa, desde limpiar la casa hasta sacar mala hierba.

Finalmente, tener un plan puede hacer que se mantenga motivado. Fíjese metas realistas, como hacer un cambio en su alimentación o agregar una nueva actividad. Según la ADA, la clave para que las personas con prediabetes o diabetes logren perder peso es: tomar desayuno, consumir menos calorías y grasa cada día, hacer actividad casi todos los días de la semana y llevar notas. Ya no es necesario apuntar en un diario todo lo que come y bebe, cuándo fue la última vez que hizo ejercicio o cuánto pesaba. Hay aplicaciones para su teléfono inteligente que hacen todo eso y más, como MyFitnessPal.com, un programa basado en internet que incluye un app.

Cómo vencer la prediabetes

Si se ha hecho la prueba de riesgo de prediabetes y ha obtenido un puntaje de 5 o más, no invente excusas para evitar hacerle frente en este momento. Haga una cita con su médico de cabecera. Juntos pueden planear la estrategia para vencer la prediabetes. Su recompensa por invertir en sí mismo será una vida más larga y saludable.