The NHF-Shire Clinical Fellowships provide a new generation of physician-researchers with hands-on training and inspiring mentorship in bleeding disorders

Ayudar a garantizar un futuro brillante para la Hematología

La Beca Clínica NHF-Shire proporciona una nueva generación de médicos e investigadores con experiencia práctica y tutorías inspiradoras en trastornos hemorrágicos
Author: Emily Rogan

Desde que puede recordar, el Dr. Jonathan Roberts, supo que quería ser hematólogo. Roberts fue diagnosticado con Hemofilia A grave cuando era un bebé. Su hematólogo, el Dr. Michael Tarantino, se convirtió en su mentor durante sus años de escuela secundaria y universitarios en Peoria, Illinois, dándole oportunidades para trabajar en el laboratorio de coagulación y alimentando su pasión por la hematología.

“Mis primeros recuerdos de cuando la gente me preguntaba qué quería ser, era ser hematólogo”, relata Roberts. “El Dr. Tarantino me ayudó a potenciar mi interés y me mostró el camino”.

Hoy, Roberts y Tarantino trabajan juntos en el Instituto de Trastornos Hemorrágicos y de la Coagulación en Peoria, donde Roberts es Director Médico Adjunto y Director de Investigación. También es profesor adjunto de pediatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Illinois en Peoria. Roberts pasa su tiempo visitando sus pacientes, trabajando en ensayos de investigación traslacional, enseñando a los residentes y como tutor de nuevos doctores. Y aunque Tarantino fue el primer mentor de Roberts, no sería el último.

Roberts participó en el Programa Shire de becas de especialización de la FNH, el cual fue diseñado para generar interés en el área de la hematología. Fundado en 2003 por la Fundación Nacional de Hemofilia (FNH), este programa ha apoyado hasta la fecha a más de 30 médicos, que han recibido hasta $100,000 al año por un máximo de dos años. La Corporación para la Atención Médica Baxter, luego Baxalta US, y ahora Shire PLC han ayudado a este programa de becas clínicas de entrenamiento en los últimos 14 años.

Para Roberts, esa beca significa realizar investigaciones en el desarrollo de ensayos para la enfermedad de von Willebrand en la Facultad de Medicina de Wisconsin y en el Centro Hematológico de Wisconsin (Blood Center of Wisconsin), en Milwaukee, donde trabajó bajo la guía de la Dra. Joan Gill, y del Dr. Robert Montgomery.

“Tenemos que levantar a la próxima generación”, afirma Roberts. “Apenas terminó mi beca, empecé a tutorar a mi primer estudiante”.

 

La tutoría en hematología es primordial

La Dra. Lindsey George, actualmente Médico Tratante en la División de Hematología del Hospital de Niños de Filadelfia, también es instructora en el Departamento de Pediatría en la Escuela de Medicina Perelman en la Universidad de Pensilvania. Completó su Beca NHF-Shire con la Dra. Leslie Raffini, Directora del Centro de Hemostasis y Trombosis en el Hospital de Niños de Filadelfia. Raffini también fue una becaria del programa.

“Ella es una tutora verdaderamente talentosa”, señala George de Raffini. “Es capaz de enseñarte de una manera en que sientes como si fueras su colega”.

La mayoría de los nuevos médicos escogen su especialidad gracias a sus tutores, dice George, quien añade que es difícil tener un buen sentido de alguna especialidad sin esa relación. “Es difícil conectarse sin esa persona que te ayude a entender todo lo que implica y las oportunidades que existen en el futuro”.

La Dra. Mindy Simpson, es una hematóloga pediatra que realizó su beca de investigación clínica en el Campus de Medicina Anschutz de la Universidad de Colorado. En la actualidad, Simpson es profesora adjunta en el Departamento de Pediatría del Centro Médico de la Universidad Rush en Chicago y directora médica del Centro de Hemofilia y Trombosis en Rush. Ella menciona la Beca Clínica de NHF-Shire como el elemento primordial que le permitió perseguir su pasión por la hematología benigna.

Simpson dice que la obtención de fondos es un reto para la hematología benigna, “así que el hecho de que yo haya obtenido un subsidio de NHF-Shire significó desde el mismo día que empecé que podía perseguir lo que había deseado”.

 

Importante trabajo por hacer en el área hematológica

Roberts se siente estimulado por la posibilidad de encontrar una cura para la hemofilia A y B a través de terapias genéticas y gracias a las opciones terapéuticas actualmente disponibles a los pacientes. “Es un momento emocionante, y estamos llevando a cabo adelantos”, indica, así que es crucial que la próxima generación de médicos esté lista para llevar la ciencia aún más allá.

 

La Beca Clínica NHF-Shire se asegura de que cada año una nueva clase de hematólogos se unan a las filas de médicos intrépidos que trabajan por encontrar un tratamiento para los trastornos hemorrágicos y si es posible, una cura.