Seguridad en el salón de belleza

Protéjase a sí mismo y a los demás del contagio de enfermedades en el salón
Author: Por Sarah Aldridge, MS

Después de una semana dura, muchas personas van al salón de belleza o barbería para hacerse de todo: manicura y pedicura, afeitada y corte de pelo. Pero este tipo común de terapia tal vez no sea tan terapéutico al fin y al cabo. Es posible que haya muchos gérmenes en el proceso, desde bacterias y hongos hasta los virus de la hepatitis B y hepatitis C 

Antes de hacer la próxima cita, averigüe un poco sobre las medidas de seguridad en salones de belleza o peluquerías. Entérese de los reglamentos estatales antes de cruzar el umbral.

Contagio con instrumentos compartidos

Las bacterias y los hongos que proliferan en lugares húmedos como salones de belleza y barberías pueden causar dermatitis, una erupción que causa comezón, e infecciones de las uñas. Use un gel antiséptico de manos antes y después de tocar áreas comunes en el salón, como las sillas, mostradores, lavaderos y mesas.

La hepatitis B y C son enfermedades del hígado que se trasmiten por la sangre de una persona a otra. Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés), una de las formas de contagio es compartir navajas infectadas. En su Reunión Científica Anual del 2011 en Washington, DC, el Colegio de Gastroenterología de Estados Unidos publicó un informe sobre un estudio realizado por el Departamento de Salud de Virginia sobre la trasmisión potencial de los virus de la hepatitis B y C en salones de manicura y peluquerías. 

Los investigadores descubrieron que cuando se vuelve a usar los instrumentos sin limpiarlos y desinfectarlos debidamente, pueden ser fuentes potenciales de contagio de hepatitis. La trasmisión de enfermedades ocurre por las gotitas de sangre que dejan los clientes previos en artículos como:

  • Cepillos y limas de uñas
  • Instrumentos para la cutícula
  • Vasijas para los dedos y bateas para los pies
  • Pulidores y cortaúñas 
  • Tijeras y navajas

Según el CDC, el virus de la hepatitis C (VHC) sobrevive fuera del organismo por lo menos 16 horas y hasta 4 días; el de la hepatitis B (VHB) puede sobrevivir hasta 7 días fuera del cuerpo. Si bien no hay vacuna para el VHC, sí la hay para el VHB. El CDC recomienda que todos los niños reciban la primera vacuna para el VHB apenas nacen.

Haga su propia inspección

Advertencia: No hay directrices ni normas de control de infecciones a nivel nacional para peluquerías, barberías o salones de manicura. Para enterarse sobre las reglas en su estado, haga clic aquí:

En vez, realice su propia inspección del lugar. Busque la licencia comercial en la pared y verifique que todos los empleados tengan una. La peluquería o barbería debe estar limpia y tener buenas prácticas de higiene. Lo ideal es que haya una autoclave para esterilizar los implementos a temperaturas altas. También es eficaz la esterilización química con un germicida que cuente con la aprobación de la Agencia de Protección Ambiental si se sumergen los instrumentos en ese tipo de desinfectante por lo menos 10 minutos, según la Dirección de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. Mejor aun, encuentre un salón que use instrumentos desechables y donde los manicuristas se pongan guantes de jebe.

Usted y su manicurista deben lavarse las manos con jabón antimicrobiano antes de que le toque las uñas. Además, se debe proporcionar a cada cliente nuevas vasijas de agua limpia con jabón para remojar las uñas. Si hay lavaderos para los pies, es necesario desinfectarlos cada vez que los use un cliente y además se debe limpiar el filtro de entrada semanalmente.

Los productos para las uñas también pueden ser nocivos. La Dirección de Salud y Seguridad Ocupacional del Departamento de Trabajo de Estados Unidos (OSHA por su sigla en inglés) advierte que no se debe usar el denominado “trío tóxico”: tolueno, formaldehído y fitalato dibutílico. Estos pueden causar daño al hígado y los riñones; enfermedades respiratorias, cáncer, defectos congénitos y daño a los órganos reproductivos, respectivamente. 

Las uñas artificiales conllevan sus propios riesgos para la salud. Contienen la sustancia metacrilato de etilo, que puede ocasionar reacciones alérgicas y asma. El contacto con la laca de cabello les da dermatitis a algunas personas debido a los perfumes e ingredientes. Asegúrese de que su salón de manicura tenga una manera de ventilar las emanaciones de los productos para el cabello y las uñas, de manera que no inhale las sustancias químicas tóxicas en el aire.

No salga sin ellos

Para protegerse a sí mismo y a los demás del contagio de enfermedades en el salón, considere tomar algunas de estas medidas:

  • Lleve su propio cortaúñas, lima y tijeras.
  • Si el salón de belleza usa una limadora eléctrica, traiga sus propias brocas.
  • Lleve un esmalte y endurecedor de uñas sin las tres sustancias nocivas (“3 free”).
  • No se afeite las piernas justo antes de ir al pedicuro. 
  • Evite que le corten la cutícula o los callos.
  • Cancele su cita para una manicura o pedicura si tiene una llaga abierta, picadura de insecto o infección de la piel.

Pregunte al personal del centro de tratamiento de hemofilia sobre las precauciones que debe tomar si tiene un trastorno hemorrágico y planea recurrir a un profesional para que le haga las uñas, le corte el pelo o lo afeite. Además, si tiene hepatitis C, fíjese de tomar medidas para no contagiar a otros en el salón.

No es necesario que se exponga a microorganismos la próxima vez que vaya a la peluquería o barbería. Tome estas medidas de seguridad.