Trastornos hemorrágicos en el embarazo

Las mujeres con trastornos hemorrágicos necesitan apoyo para garantizar un trabajo de parto y un parto exitosos, además de saber qué preguntas hacer
Author: Denise Schipani

Todos los nacimientos vienen con incógnitas, pero si tiene un trastorno hemorrágico, el nivel de preocupación puede ser más alto de lo normal. El mejor consejo es encontrar el equipo de atención adecuado y luego tratar de enfocarse en la llegada inminente de su hijo, afirma Shaveta Malik, MD, codirectora de la Clínica de Expertos Especializados en Hematología (Specialized Hematology Experts, SHE) Clínica en el Hemophilia Center of Western New York, en Búfalo. Si dispone de un equipo de profesionales, incluido un hematólogo, su obstetra o su médico de medicina maternofetal (un médico que se especializa en embarazos de alto riesgo) y un neonatólogo, y si está lista para dar a luz en un hospital más grande con un banco de sangre en el lugar e instalaciones de laboratorio, ya está en las manos adecuadas. Pero también debe abogar por sí misma. Aquí está lo que debería saber.

Haga que revisen sus niveles del factor de coagulación

Danielle Nance, MD, una hematóloga del centro de cáncer Banner MD Anderson Cancer Center en Gilbert, Arizona, afirma que durante el embarazo aumentan naturalmente los niveles de factor de coagulación si tiene el factor VIII o la enfermedad de von Willebrand, pero pueden disminuir al acercarse el nacimiento. “La mayoría de las mujeres con trastorno hemorrágico necesitarán tratamiento con factor de coagulación u otro tratamiento para prevenir una hemorragia en el momento del parto”, indica. Si usted es portadora y no tiene síntomas de hemorragia, y sus niveles del factor medidos en su tercer trimestre están en un 70% o más, debería poder dar a luz sin ningún riesgo de hemorragia mayor, afirma Nance.

Pregunte sobre las opciones de alivio del dolor

Si espera una epidural, es muy probable que pueda tenerla, con una advertencia: Sus niveles del factor en su tercer trimestre deben estar por encima del 50% (50 UI/dL), indica Malik. “Si los niveles caen por debajo del 50%, existe la posibilidad de una hemorragia prolongada en el sitio de la epidural”, lo que puede provocar la formación de un hematoma. Pero incluso si no puede obtener una epidural, hay muchas alternativas que puede usar de manera segura, como analgésicos orales o intravenosos. Solo asegúrese de hablar sobre sus inquietudes y sus opciones con su médico previamente.

Alivio natural del dolor durante el parto

También puede considerar opciones sin medicamentos para el manejo del dolor, como clases de parto o la técnica Lamaze para aprender ejercicios de respiración, una pelota de parto para brindar comodidad durante el trabajo de parto, y masajes y aromaterapia. “Estas opciones son más factibles si una paciente tiene un familiar de apoyo o una partera junto a la cama con ella durante el trabajo de parto”, afirma Malik.

¿Cesárea o parto vaginal?

El modo de parto dependerá de si conoce el estado de su bebé. “No todas las mujeres con un trastorno hemorrágico necesitan automáticamente una cesárea”, indica Malik. Ella afirma que su equipo de atención médica hará una recomendación con base en su trastorno hemorrágico si se anticipa que su bebé tendrá un trastorno, y una ponderación cuidadosa de los riesgos y beneficios. Si el bebé tiene un trastorno hemorrágico grave conocido o sospechado, el parto vaginal encierra un riesgo elevado de sufrir una hemorragia cerebral grave llamada hemorragia intracraneal. En ese caso, se planearía una cesárea.

Los nacimientos vaginales también deben estar libres de fórceps o métodos de extracción al vacío con el fin de evitar el riesgo de una hemorragia cerebral. Y si tiene una cesárea, según sus niveles de factor, es posible que le administren un medicamento llamado desmopresina (DDAVP) o concentrados del factor para protegerla de un sangrado prolongado desde la cirugía, indica Malik.

Esté atenta a una hemorragia excesiva después del parto

Aunque la mayoría de las mujeres sangran entre dos y seis semanas después del parto, esté atenta a anomalías, señala Nance. Después de tres o cuatro días, si pasa coágulos grandes, si necesita cambiar las toallas sanitarias más de cada dos horas o si tiene dolor, llame a su médico de inmediato. Por lo general, el factor de coagulación que se recibe justo antes y durante una o dos semanas después del parto se recomienda para las mujeres con trastornos hemorrágicos por este motivo, y a menudo también se administra a las mujeres portadoras. Ese fue el caso de Sally Drescher, una madre de tres hijos en Wickenburg, Arizona, que ni siquiera sabía de su estado de portadora hasta que perdió un hijo poco después de dar a luz. Su próximo embarazo, gemelos concebidos mediante fertilización in vitro, fue supervisado cuidadosamente. “Tuve un reemplazo de factor cuando llegué al hospital para dar a luz (mediante una cesárea planificada) y durante 10 días después del parto. “Fue increíble cuanto mejor me sentí, gracias a los medicamentos, en comparación con mis embarazos anteriores cuando no sabía que era portadora”. Sus hijas pequeñas, Margot y Frances, están seguras y saludables, y ella también.