xrender/Thinkstock

Avances con la hepatitis C

Se acerca la cura con nuevos medicamentos orales
Author: SARAH M. ALDRIDGE, MS

Tomó 10 años para que la tasa de curación del virus de la hepatitis C (VHC) sobrepasara el 50%. Pero solo tomó dos años adicionales para que la tasa subiera drásticamente a 95% e incluso 100%. ¿El motivo? Una explosión de medicamentos orales seguros y eficaces. Dos de los más destacados son Harvoni™, fabricado por Gilead, y Viekira Pak™ de AbbVie. Ambos recibieron aprobación en el año 2014 de la Dirección de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (US Food and Drug Administration o FDA).

Los pacientes ya no tienen que ponerse inyecciones de interferón, que producía síntomas parecidos a los de la gripe y otros efectos secundarios debilitantes durante las 48 semanas del tratamiento y que era eficaz en apenas la mitad de los pacientes. Ahora simplemente pueden tomar pastillas diariamente por la mitad de ese tiempo o menos.

“Tener una opción totalmente oral es un gran avance. Es mucho más eficaz que nuestras terapias previas”, dijo el Dr. Bruce Luxon, MD, PhD, cátedra Anton y Margaret Fuisz de la Facultad de Medicina de la Universidad de Georgetown en Washington, DC. Es miembro del Consejo de Asesoría Médica y Científica de la Fundación Nacional de Hemofilia (National Hemophilia Foundation).

Por primera vez en varias décadas, es posible que millones de pacientes con el virus de la hepatitis C reciban una clara señal de que están fuera de peligro.

Un alto a la hepatitis C

Desde la década de los noventa, los investigadores han tratado de eliminar el virus de la hepatitis C. Pero el VHC adopta múltiples formas. Debido a que puede mutar rápidamente, es resistente a los medicamentos. El secreto para detener el VHC en seco es bloquearlo en las múltiples etapas de su ciclo vital.

“En los últimos dos años, hemos desarrollado una variedad de agentes de acción directa, medicamentos que atacan diversos puntos del sistema de replicación de la hepatitis C”, afirmó el Dr. Luxon.

Entre estos antivirales de acción directa se encuentran los inhibidores de la proteasa NS3/4A, que impiden que la enzima proteasa divida una larga proteína en las unidades funcionales pequeñas que el virus de la hepatitis C necesita para reproducirse. Los inhibidores de la polimerasa NS5B, otro tipo de antiviral de acción directa, detienen la actividad de la enzima polimerasa, que contiene las instrucciones para copiar el ácido ribonucleico del virus VHC. Un tercer antiviral de acción directa, el inhibidor de NS5A, bloquea una proteína no estructural que el virus VHC necesita para reproducirse.

Se considera que una persona está curada de la hepatitis C si elimina el virus del todo; es decir, si es imposible detectarlo en la sangre. El objetivo es la respuesta virológica sostenida o la ausencia del virus durante por lo menos 12 semanas después de que el tratamiento farmacológico concluya. A pesar de que esto se considera técnicamente una “cura”, es necesario darle seguimiento con el hepatólogo para controlar el nivel de enzimas en el hígado y la salud de este. Asimismo, por más que el virus haya cedido, es posible que el hígado tome varios años en sanar.

Detalles sobre el fármaco, resultados de las pruebas clínicas

Casi 4,000 sujetos participaron en las pruebas clínicas de Harvoni y Viekira Pak. Los fármacos se sometieron a prueba durante ocho, 12 o 24 semanas. Se realizó una prueba separada solamente con Harvoni con sujetos que padecían trastornos hemorrágicos y concluyó en marzo del 2015.

Harvoni contiene dos agentes antivirales: ledipasvir, un inhibidor de la proteasa NS5A, y sofosbuvir, un inhibidor de la polimerasa NS5B. Sofosbuvir es un componente de Sovaldi®, el exitoso fármaco que Gilead lanzó en el 2013. Se incluyó en las pruebas a pacientes que habían recibido otros tratamientos y aquellos que tenían cirrosis. Algunos hombres con hemofilia tienen ese perfil.

Si recibió un tratamiento previo para el virus de la hepatitis C pero no alcanzó una respuesta virológica sostenida, es posible que Harvoni lo ayude a lograrlo.

“Los pacientes con experiencia en tratamientos pueden recibir esta terapia durante 12 semanas”, indicó el Dr. Luxon. Pero si tiene cirrosis o cicatrices en el hígado, la terapia durará 24 semanas, indicó. La FDA no otorgó aprobación específica para el uso de Harvoni en pacientes infectados con tanto el virus VHC como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), pero de todos modos se usará fuera de indicación en ellos, aseguró el Dr. Luxon.

El Viekira Pak consta de tres pastillas, dos de ellas de dasabuvir, un inhibidor no nucleósido de la polimerasa NS5B. El otro es una combinación de ombitasvir, inhibidor de NS5A; paritaprevir, inhibidor de la proteasa NS3/4Am, y ritonavir, inhibidor de la proteasa que forma parte de los tratamientos para el VIH. El ritonavir aumenta el nivel de paritaprevir en la sangre.

“Impide que las enzimas del hígado metabolicen el fármaco activo”, explicó el Dr. Luxon.

A diferencia de los pacientes de Harvoni, se incluyó pacientes con el VIH en las pruebas de Viekira Pak.

“La tasa de curación fue de 92%”, indicó el Dr. Luxon. “Los resultados fueron asombrosos”.

Es más, solo 1%–2% de los pacientes dejaron de participar antes de que concluyeran las pruebas. Los efectos secundarios reportados fueron leves e incluyeron fatiga, picazón, náuseas y alteraciones del sueño.

Se sigue usando ribavirin

Ribavirin, que anteriormente se usaba con interferón en el tratamiento de la hepatitis C, sigue figurando. Ofrece un beneficio terapéutico adicional a los pacientes con el genotipo 1a, personas con cirrosis y aquellos que han tenido un trasplante de hígado, afirmó el Dr. Luxon.

Controversia sobre el precio

La prensa ha enfatizado el altísimo precio de estos nuevos medicamentos orales para la hepatitis C. El precio de $94,500 y $83,319 por 12 semanas de tratamiento con Harvoni y Viekira, respectivamente, es perturbador para los pacientes como también para las aseguradoras. Es peor incluso para quienes deben tomarlos durante 24 semanas.

La opinión del Dr. Luxon con respecto a la controversia sobre el precio es que los regímenes con los nuevos medicamentos orales evitan que los pacientes desarrollen la enfermedad hepática terminal y cáncer, y tengan que hacerse trasplantes de hígado y tomar medicamentos antirechazo de por vida, lo que puede ser costoso.

“Esta es una manera muy eficaz con relación al costo de prevenir la enfermedad hepática terminal y mejorar la calidad de vida de estos pacientes”, afirmó el Dr. Luxon.

Se tiene previsto que el precio baje cuando laboratorios farmacéuticos adicionales entren en escena.

“Pienso que el costo disminuirá cuando haya más competencia en el mercado”, afirmó el Dr. Luxon.

Busque tratamiento

En años recientes, los hepatólogos (especialistas en el hígado) han estado a la espera del surgimiento de medicamentos óptimos para los pacientes con hepatitis C. Ha llegado el momento.

“El mensaje general que trato de enfatizar es que actualmente curamos más de 95% de los pacientes con hemofilia que tienen el virus de la hepatitis C, ya sea que padezcan cirrosis o estén infectados también con el VIH”, dijo el Dr. Luxon. “Es un gran avance”.