Carl Schwarz outdoors in Hawaii

Viviendo el sueño con mi trastorno hemorrágico

Al aire libre es donde el guardaparque Carl Schwarz se siente más como en casa
Author: Carl Schwarz, como le dijeron a Caitlin Kelly

Crecí en Three Rivers, California, donde mis padres trabajaban para el Servicio de Parques Nacionales (National Park Service, NPS) en el Parque Nacional de las Sequoias. De hecho, vivimos dentro del parque hasta los 5 años. Comencé a trabajar para el NPS a los 15 años como empleado de mantenimiento. A los 26 años, ya he trabajado en varios parques, desde el Parque Nacional de las Sequoias, hasta el Parque Nacional Channel Islands en el sur de California, hasta tres parques en el sureste de Arizona, hasta Yosemite, hasta mi trabajo actual en el Parque Nacional Haleakala en Kula, Hawái, en la isla de Maui, donde soy el líder del equipo de campo para el Programa de Manejo de Vida Silvestre en Peligro.

Siempre supe que quería trabajar para el NPS. Estudié ciencias ambientales y gestión de recursos en la Universidad Estatal de California Channel Islands. Es un campo hipercompetitivo, ya que todos quieren estos trabajos. Reconozco la importancia y el significado de estos entornos, y quiero desempeñar un papel en protegerlos y poder compartir estos lugares con otros a perpetuidad.

Mi trabajo diario significa estar en el parque, donde uso una gran variedad de habilidades, desde el uso de helicópteros hasta técnicas de búsqueda y rescate y cómo capturar murciélagos. También hice entrenamiento con armas de fuego con pistola y rifle, ya que nuestro trabajo es controlar especies no nativas como cerdos salvajes, cabras y ciervos que diezman la población de plantas y las aves nativas. Justo el otro día tuve un vuelo en helicóptero de 20 minutos pasando todo tipo de cascadas. Luego aterrizamos, desenfundamos nuestros machetes y motosierras y limpiamos la maleza, y dispusimos trampas para cerdos salvajes.

Mis padres se enteraron de que tenía hemofilia cuando tenía unos 8 meses. Mi madre se había hecho la prueba antes de que yo naciera, y cuando comenzaba a gatear, me salían moretones e hinchazón. Al crecer, cuidarme con infusiones de factor VIII se volvió tan rutinaria como cepillarme los dientes, sabiendo que “es un día de factor, o es un día sin factor”. Mis padres me alentaron a tener una vida normal. Fuimos muy afortunados, especialmente porque me diagnosticaron a una edad tan temprana, porque donde vivíamos no teníamos acceso a grandes hospitales. Pero tuvimos acceso a médicos del parque que ayudarían a mis padres con mis infusiones según sea necesario. Fue increíble contar con la ayuda de la comunidad del parque.

Definitivamente estoy al tanto de mis limitaciones. Aunque practico surf, kayak y escalada en roca, no puedo correr porque el impacto físico es demasiado para mis tobillos. Pero puedo caminar como loco. A veces me pregunto, cuando estoy fatigado, si mi hemofilia me está haciendo doler o las 22 millas que acabo de caminar.

Mi hemofilia siempre es una consideración, pero si uno comprende cómo se desempeña su cuerpo, uno se da cuenta de lo que su cuerpo puede hacer y le gusta hacer, y uno permanece dentro de ese rango. Mis padres siempre me han apoyado mucho, aunque se preocuparon por mí y siempre se preocuparán.

Mi consejo para otras personas con trastornos hemorrágicos es que se eduquen a sí mismos y a aquellos con quienes están involucrados: sus compañeros de trabajo, su novia, novio o cónyuge. Evite todos los tabúes de la vieja escuela; estando bien informado, puede tomar decisiones sobre lo que puede y no puede hacer y manejarse en consecuencia.