El equilibrio comienza con usted

Ayuda para que las cuidadoras puedan enfrentar todas sus responsabilidades
Author: Jovanka JoAnn Milivojevic

Hacer tareas múltiples a la vez ha pasado a ser un hecho de la vida, gracias en gran parte a la bendición y maldición de la tecnología. Los mensajes de texto, los correos electrónicos y el omnipresente acceso al Internet han hecho que, para muchos, la línea divisoria entre el trabajo y la vida familiar sea muy tenue. Si se agregan a eso las exigencias de tener un trastorno hemorrágico o cuidar a alguien que lo tiene, la necesidad de cumplir con varias tareas a la vez puede hacer que la vida sea extremadamente intensa.

Encontrar el equilibrio entre todas estas tareas en un solo día quizá parezca imposible, pero hay técnicas que pueden ayudar. Por ejemplo, intente hacer varios mandados en una sola salida, trate de hacer ejercicio y meditar para reducir el estrés, y dedíquese a pasatiempos que disfruta. Todo esto puede crear un poco más de paz en su ajetreada vida. Pero cuando el estrés pasa a ser agobiante y causa ansiedad continua, enfermedades recurrentes y falta de sueño, es buena idea pedirle ayuda a un profesional.

La Fundación de Hemofilia en Virginia reconoce que tratar de alcanzar el equilibrio en la vida es una habilidad y un proceso continuo en el desarrollo, por lo que en junio, ofreció un taller para mujeres sobre el equilibrio entre lo laboral y personal durante su reunión anual a nivel estatal. La sesión de hora y media, dirigida por Lisa Orbé-Austin, PhD, ofreció estrategias y perspectivas valiosas para las cuidadoras y las personas con trastornos hemorrágicos.

“Lograr un equilibrio entre el trabajo y lo personal requiere prestarle suficiente atención a todo en la vida, incluida una misma”, dijo Orbé-Austin. “Si tienen que cuidar a otros, ustedes deben recordar cuidar de sí mismas”.

Ser consciente y elegir prioridades

A muchas mujeres les cuesta determinar cuánto tiempo dedicar a sí mismas y a los demás. Como cada vida es distinta, no existe una fórmula que se aplica a toda mujer. Sin embargo, hay recursos que ayudan a las mujeres a tomar decisiones que encajan mejor con sus prioridades personales.

“Es importante reconocer de qué maneras una contribuye a que no exista equilibrio”, indicó Orbé-Austin. Para descubrir sus prioridades, las participantes en el taller hicieron una lista de las 10 cosas que son más importantes para ellas. Luego determinaron cuánto tiempo le dedican a cada una durante la semana. El ejercicio fue muy revelador para muchas de ellas.

Amy Walker, de 37 años y residente de Hampton, Virginia, acudió al taller. Ella y dos de sus cuatro hijos tienen un trastorno hemorrágico. Durante el taller, se percató de que había descuidado una prioridad. “Mi matrimonio es una prioridad, pero noté que no estaba dedicando suficiente tiempo a cultivar la relación”, dijo Walker. “Mi plan ahora es pasar menos tiempo en medios sociales y dedicarle más tiempo a mi esposo”.

Muchas mujeres sacrifican el sueño y luego sufren las consecuencias. En el taller, las mujeres sugirieron soluciones. Entre ellas: evitar los programas violentos de televisión antes de acostarse y ducharse o darse un baño caliente para relajarse. Otra idea fue usar un despertador con una alarma de música suave en vez de un ruido que inicie el día con una nota de ansiedad.

Es importante también tener una alimentación balanceada y hacer ejercicio con regularidad. Tendrá más energía durante todo el día. Además, la actividad física puede hacer que su sueño sea más reparador. 

Consejos para administrar el tiempo

Otro aspecto del equilibrio entre lo laboral y lo personal es cómo se maneja el tiempo. Orbé-Austin habló de una manera de aprovechar al máximo el tiempo que se dedica a uno mismo: usar un cronómetro de cocina de 25 minutos. Con la técnica Pomodoro® para administrar el tiempo, los participantes asignan intervalos de tiempo a cada tarea y luego se toman un descanso de 3 a 5 minutos entre cada una. La división de tareas en bloques de 25 minutos ayudó a Kelly Cartwright, de 47 años y residente de York Town, Virginia, a hacer las cosas de manera más eficiente. Es miembro del directorio de la filial y tiene dos hijos, uno de ellos adoptado de China y con hemofilia. “Probé hacerlo en el trabajo”, dijo la sicóloga de investigación. “Podía concentrarme más y tachar cosas de mi lista más rápido”.

La clave de esta técnica es concentrarse en una tarea a la vez. No haga varias cosas a la vez, como revisar el correo electrónico, contestar el teléfono o mandar mensajes de texto mientras hace cada cosa.

Manos a la obra

Kelly Waters, LCSW, MSW, directora ejecutiva de la Fundación de Hemofilia de Virginia, oyó a Orbé-Austin en una conferencia regional. Las habilidades prácticas que se presentaron le parecieron útiles y coordinó con el personal de la Fundación Nacional de Hemofilia (National Hemophilia Foundation o NHF) para que la oradora se dirigiera a su filial. “No hay como congregarnos en una sola sala”, dijo Waters. “El intercambio de ideas y lo que aprendimos unas de otras fue muy bueno”.

El objetivo de NHF es crear más materiales didácticos para mujeres y ofrecer talleres en las filiales locales y regionales, afirmó Kate Nammacher, MPH, NHF directora de educación. “Esperamos brindarles más sobre el equilibrio personal y laboral en Internet en meses próximos”, dijo. Esos recursos sin duda la ayudarán a encontrar el equilibrio entre todas las responsabilidades que tiene.