Navigating College During a Pandemic.

Afrontar la universidad durante una pandemia

Tres miembros del Instituto Nacional para el Liderazgo Juvenil comparten cómo ha sido su vida para ellos y cómo la han afrontado.
Author: Leslie Pepper

Para los aproximadamente 26 millones de estudiantes universitarios en los Estados Unidos, la pandemia ha sido particularmente disruptiva. Hablamos con tres miembros del Instituto Nacional para el Liderazgo Juvenil de la Fundación Nacional de Hemofilia sobre el impacto del COVID-19 en sus experiencias universitarias y cómo lo están afrontando.

Patricia Williford, George Mason University

Cuando comenzó la pandemia, Patricia vivía en el campus. “Tuve que irme a casa y vivir con mis padres, lo cual no era lo ideal”, admite. “Ya no siento que la casa de mis padres sea un lugar de productividad para mí”. Para el verano de 2020, necesitaba hacer un cambio, así que se mudó a un apartamento fuera del campus y tomó clases de forma remota hasta que se graduó en diciembre.

Lamentablemente, la pandemia ha dificultado más la búsqueda de empleo. Patricia actualmente trabaja a tiempo parcial como coordinadora de programas para una organización local sin fines de lucro, pero espera conseguir un empleo de tiempo completo en algún cargo relacionado con la medicina, como escriba médico o técnico en emergencias médicas, por ejemplo. Como perdió muchas de sus oportunidades prácticas en la universidad, espera tener más experiencia en el mundo real antes de ingresar a la facultad de medicina algún día.

“Al crecer con un trastorno hemorrágico, sé la importancia de tener médicos de muy buena calidad que te escuchen y trabajen contigo”, dice.  “Quiero ser una médica que pueda hacer eso y que pueda comprender la experiencia del paciente. Estoy emocionada por, algún día, retribuirle a la comunidad de la que estoy muy agradecida de formar parte”.

Joseph Mah, University of Colorado Boulder

A Joseph le pareció una casualidad que ya estaba viviendo en su casa y viajando a Boulder cuando surgió la pandemia. “No tuve que tomar decisiones difíciles en ese momento”, dice. Desde el principio, su plan fue vivir en casa. “Me llevo bien con mis padres y Boulder no es un lugar barato para vivir”.

Mientras que otros estudiantes contemplaban la idea de un año sabático debido a la pandemia, eso no fue una alternativa para Joseph. “Aunque no es bueno ir a la escuela durante una pandemia, muchas otras cosas que podrías hacer durante un año sabático tampoco son buenas. Entonces, si todas las opciones son malas, eliges la menos mala”, dice con una sonrisa.

El seguro médico también influyó en la decisión de Joseph. “Tengo la suerte de estar en el seguro de mis padres, pero hay un plazo para eso. Si me tomara un año sabático, consumiría uno de esos años”, dice.

En general, dice que las cosas no están tan mal. Tuvo dos clases presenciales durante el semestre de primavera, que describe como "definitivamente un poco extraño, con clases pequeñas en aulas grandes, pero es lindo estar de vuelta en el campus, al menos un poco”.

Dejah Smith, East Carolina University

Después de haber crecido con un hermano menor con hemofilia, Dejah hace un esfuerzo concertado para ver el lado positivo de las cosas. “Siempre traté de ser una animadora con mi hermano, para asegurarme de que se sintiera valorado y de que sus experiencias no fueran subestimadas”, dice. Pero cuando llegó la pandemia, fue difícil encontrar algo positivo. Acababa de regresar de las vacaciones de primavera en la ciudad de Nueva York con sus compañeras de habitación, por lo que se amontonaron y se aislaron.

Dejah tomó clases remotas durante el resto del trimestre de primavera, pero cuando llegó el verano, las cosas fueron realmente difíciles. “Tenía programado estudiar en España y me arrepiento de no haberlo hecho antes”, dice. Pero había esperado mucho tiempo para asegurarse de tener la madurez para pasar tiempo de forma independiente en un país extranjero. Dejah se graduó en diciembre y comenzó a trabajar para la Fundación Nacional de Hemofilia. Aunque estaba afligida por no haber ido a España antes de que terminara su etapa en la universidad, trata de mantener una actitud positiva. “Algún día, iré”, dice.