¿Debería contarlo? Surcar el difícil tema de divulgar su trastorno hemorrágico a posibles empleadores

Esto es lo que debe tener en cuenta si está buscando trabajo
Author: Christina Frank

Si acaba de graduarse de la universidad y está buscando su primer trabajo, o si está considerando una transición profesional, puede preguntarse cuándo, cómo o sí divulgar información sobre su trastorno hemorrágico. Aquí hay algunas estrategias para ayudarlo a navegar en su camino.

Decida cuándo divulgarlo

Depende completamente de usted cuándo divulgar su trastorno hemorrágico. Sin embargo, en general, para trabajos fuera de la comunidad con trastornos hemorrágicos, probablemente sea más simple no divulgar su trastorno hemorrágico al principio, ya sea en su currículum, al momento de la solicitud o durante una entrevista inicial. Incluso si utiliza equipos de adaptación para ayudar a su movilidad, como muletas o una silla de ruedas, su privacidad está protegida por la Ley de Estadounidenses con Discapacidades.

La mayoría de los gerentes de contratación tienden a apreciar el conocimiento de la condición de un empleado antes de la contratación final, dice Rosalind Joffe, una coach laboral que se especializa en trabajar con personas con enfermedades crónicas. “En ese momento, ya lo quieren a uno e, idealmente, quieren que sea lo más fácil posible que pueda realizar un buen trabajo”, dice ella. Y si necesita acomodaciones, como una silla de escritorio ergonómica o un espacio de estacionamiento cerca de la oficina, por ejemplo, probablemente apreciará tenerlas instaladas desde el primer momento.

Tenga en cuenta que incluso si prefiere no divulgar su condición a un gerente de alto nivel, en algún momento alguien en su oficina debería saber sobre su trastorno hemorrágico y qué hacer en caso de una emergencia. Es posible que desee elegir un compañero de trabajo que trabaje cerca de usted o con usted regularmente.

Despeje los miedos

Bethany McCabe menciona el “factor de shock” que las personas con trastornos hemorrágicos pueden encontrar cuando les cuentan a otros sobre su condición. McCabe, de 21 años, es especialista en marketing en Colorado y es portador de hemofilia sintomática. Las personas pueden preocuparse de que sangrarás o de que puedan contraer la enfermedad, o la asociarán con el VIH y asumirán una mentalidad de “culpar a la víctima”. “Simplemente introdúzcalo de manera práctica y señale que ha estado viviendo con este trastorno toda su vida y que nunca ha tenido problemas para manejarlo”, dice McCabe.

Sea usted mismo

En última instancia, usted se conoce mejor que nadie y sabe cuáles son sus límites o cuáles no. Recuerde que fue contratado por sus habilidades específicas para hacer el trabajo, y ser honesto con su empleador sobre su trastorno hemorrágico puede resultar útil para construir una relación sólida basada en la confianza mutua, que es clave en cualquier relación empleador-gerente. “Padecer un trastorno hemorrágico es algo sobre usted”, enfatiza McCabe. “No es algo que defina quién usted es”.


Qué tener en cuenta a la hora de buscar un seguro de salud

Si padece una afección crónica, es especialmente importante que su seguro cubra adecuadamente sus necesidades de salud.

Por supuesto, esto no significa que no deba aceptar un trabajo si el paquete de seguro no es deseable.  Es posible que pueda pagar los gastos de bolsillo o comprar su propio seguro. Solo usted sabe lo que es financieramente factible y cuánto está dispuesto o puede comprometer en beneficios para una oportunidad de trabajo en particular. Pero si un posible empleador ofrece seguro de salud, verifique si el plan tiene la siguiente cobertura y beneficios:

• Cobertura de medicamentos recetados

• Acceso a especialistas

• Cobertura para personas con condiciones preexistentes

• Sin límite anual o de por vida