El alcohol y los trastornos hemorrágicos

El alcohol puede ser problemático por una serie de motivos. A continuación se presenta lo que se debe saber.
Author: Christina Frank

Lance Rice comenzó a beber en exceso a los 20 años y no se detuvo hasta el pasado diciembre, cuando tuvo una mala caída después de una noche en un bar. Rice, de 29 años, tiene hemofilia A. Esa caída lo llevó al hospital durante seis días con una hemorragia en su mano y en el lado izquierdo de su cara. “Decidí desintoxicarme al mismo tiempo”, afirma Rice, quien ha estado sobrio desde entonces. “Esa caída fue la llamada de atención, la prueba de que no soy invencible”.

Relación entre el alcohol y la presión arterial alta.

El consumo excesivo de alcohol no es bueno para nadie, pero es especialmente peligroso para las personas con trastornos hemorrágicos, que podría conducir a caídas y hemorragias cerebrales. También se sabe que el consumo de alcohol aumenta la presión arterial, y la presión arterial alta ya está asociada con trastornos hemorrágicos. El daño al hígado es otra preocupación importante.

El alcohol y la pérdida del juicio.

Beber en exceso puede interferir con el cumplimiento de su régimen de medicamentos. “Con el paso del tiempo, sus decisiones pueden volverse cuestionables si bebe mucho”, afirma Jim Munn, Enfermero Titulado (Registered Nurse, RN), Master en Ciencias (Master of Science, MS), coordinador de enfermería de programas en el Programa de Hemofilia y Trastornos de la Coagulación de la Universidad de Michigan en Ann Arbor.

Rice indica que cuando estaba bebiendo, solía saltarse sus infusiones profilácticas. “Beber se apoderó de mi vida”, afirma. “Ahora que estoy sobrio y mantengo el control de mi atención médica, los médicos están descubriendo hemorragias que deben haber estado allí desde hace tiempo”.

Pero la preocupación más inmediata del consumo excesivo de alcohol son las lesiones causadas por la pérdida de juicio. Según el Instituto Nacional sobre Abuso de Alcohol y Alcoholismo, el alcohol desempeña un papel en aproximadamente el 60% de las lesiones por quemaduras y ahogamientos letales y el 40 % de los accidentes automovilísticos letales, suicidios y caídas letales.

Sin embargo, a pesar de las consecuencias, beber es un hecho innegable en la vida para muchos jóvenes. Cuando considere consumir alcohol, tenga en cuenta estos tres puntos.

No hay presión para beber.

Mucha gente disfruta de socializar sin beber alcohol. Si no quiere sentirse excluido en una reunión social, tome un “cóctel sin alcohol” o una cerveza sin alcohol.

Planifique con anticipación.

Si decide beber, conozca sus límites, asegúrese de que haya un conductor designado si se encuentra fuera con un grupo y siempre use su identificación de alerta médica.

Dígale a aquellos a su alrededor.

Si está bebiendo con otras personas, es importante que le cuente a al menos a una de ellas sobre su trastorno hemorrágico, afirma Munn. Él también señala que cuando los hijos van a la universidad, deben informar a sus compañeros de habitación y al asesor residente en su dormitorio sobre su afección y qué hacer en caso de emergencia. “Ellos necesitan saber que si sufres una lesión en la cabeza, esto puede causar una hemorragia interna en el cerebro, lo que puede tener consecuencias mortales", indica Munn.

Señales de abuso de alcohol.

La negación es común entre las personas que beben en exceso. A continuación se presentan algunas señales de que su consumo de alcohol se ha vuelto problemático.

  • Experimenta pérdidas de conocimiento temporales o pérdida de memoria a corto plazo.
  • Bebe solo o en secreto.
  • Necesita beber para relajarse, lidiar con el estrés o sentirse normal.
  • Se está aislando y alejando de amigos y miembros de su familia.
  • Usted elige beber sobre otras responsabilidades y obligaciones.
  • Anhela el alcohol cuando estás sobrio.