La alfabetización financiera puede ayudar a los adultos jóvenes a compensar los costos de vivir con hemofilia

Renunciar a las tostadas con aguacate no es el camino hacia una mejor salud financiera, la planificación inteligente lo es
Author: Eric Butterman

Puede ser difícil para un adulto joven manejar sus finanzas —no es solo que quiera salir con sus amigos, sino que es probable que tenga menos dinero para hacerlo y no quiere obtener posibles préstamos estudiantiles. Agréguele tener un trastorno hemorrágico y se vuelve aún más difícil porque puede no darse cuenta de lo rápido que se pueden acumular los costos médicos. Aun así, renunciar a esa tostada con aguacate de su restaurante favorito no necesariamente sea la respuesta. Armar un presupuesto con una mentalidad financiera positiva lo es.

Jennifer Lane, una planificadora financiera certificada de Boston que trabaja en Compass Planning Associates, dice que tener la actitud presupuestaria correcta comienza al querer aumentar el conocimiento financiero, especialmente cuando se tiene mayores riesgos médicos. Demasiadas personas se desconectan después de escuchar palabras que no entienden, como deducible o copago. En vez de hacer eso, recurra a sus padres o a una persona de confianza para que se las expliquen. ¿No sabe qué significa APR (tasa porcentual anual) para su tarjeta de crédito? No tenga miedo de preguntar. Cuando vea una palabra sobre finanzas que no conozca, márquela con un círculo y recurra a alguien que sepa.

Aun así, puede ser difícil llevar un registro de sus gastos. Los monitores presupuestarios ofrecen un modo de ayudar. Lane recomienda como opción el monitor de Mint.com. No solo agrupa todos sus costos en un área, sino que también ofrece sugerencias para armar un presupuesto en función de sus gastos y hasta una calificación de crédito gratuita. Varios bancos también ofrecen aplicaciones. Por ejemplo, Chase tiene Budget Builder para armar un presupuesto en tiempo real. ¿O quiere emplear la vieja escuela? Dejah Smith, de 21 años, estudiante del último año de la Universidad de Carolina del Este, suele revisar sus saldos al menos una vez por semana utilizando una herramienta de siempre: Microsoft Excel. “No mirar lo que estás gastando no lo hará desaparecer”, dice Smith, miembro del Instituto Nacional de Liderazgo Juvenil (National Youth Leadership Institute, NYLI) de la Fundación Nacional de Hemofilia. “Todos queremos olvidar los costos y solo divertirnos, pero lo pagarás más tarde”.

Pero no olvide informarse. ¿Cómo puede saber de dinero si no lee sobre él? Propóngase leer un artículo sobre finanzas o un capítulo de un libro sobre finanzas por semana. Y una buena noticia: ¡este artículo cuenta para esta semana! Para la próxima semana, considere una suscripción a Kiplinger’s Personal Finance. ¿O por qué no leer El millonario de al lado de Thomas Stanley? No tiene que aspirar a tener sus propios yates ni jets privados. Los consejos del libro pueden ayudar a cualquier persona a lograr apuntalar sus finanzas.

Y finalmente recuerde la magia de los intereses compuestos. Si obtiene un 8% por año al invertir en un 401(k) u otro instrumento financiero de retiro, valdrá aproximadamente diez veces más en 30 años. ¡Sí, diez veces! Nadie puede garantizar ese rendimiento, pero los intereses compuestos con suficiente tiempo suelen ser muy beneficiosos.

Smith dice que tener un hermano con un trastorno hemorrágico le abrió los ojos en cuanto a lo rápido que se acumulan las facturas médicas. “Vi cómo algo tan simple como extraerse una muela del juicio puede requerir un cuidado extra si tienes hemofilia”, dice. “Pero cualquier persona puede hallarse en una situación que salga de la rutina. Es mejor estar preparado”.