Obtenga ayuda en la escuela para su trastorno hemorrágico

No está solo
Author: Ian Landau | Illustration by John Haslam

Cuando está en casa y se lastima o siente que comienza a sangrar, sabe que debe pedir ayuda a sus padres o a algún otro adulto que lo cuide. Pero también es importante que sepa que, si se lastima en la escuela, no está solo! Allí también hay adultos que pueden ayudarlo cuando lo necesite.

Su equipo escolar
Si su escuela tiene una enfermera, esa es la primera persona a la que debe acudir en caso de que se caiga en el patio de juegos, se golpee con una pelota en la clase de gimnasia o incluso si solo tiene la preocupación de que pueda estar sangrando. Puede que la enfermera de la escuela no sepa tanto sobre trastornos hemorrágicos como las enfermeras de su centro de tratamiento de hemofilia (hemophilia treatment center, HTC). sin embargo, sí sabrá qué hacer o a quién llamar para que reciba el tratamiento que necesita. Algunos niños guardan su factor de coagulación en la escuela para poder usarlo allí con ayuda de la enfermera, ¡y luego volver rápidamente a clases!

Si su escuela no tiene enfermera o no se encuentra disponible, siempre habrá otro miembro del personal que pueda ayudarlo. Puede ser la secretaria de la escuela en la oficina principal, un consejero o un maestro. Es probable que tanto sus padres como la enfermera del HTC se hayan reunido con estas personas, para que estén listos para actuar y apoyarlo. Pregunte a sus padres a cuáles adultos debería pedir ayuda si tiene un problema.

Usted también tiene un papel que cumplir
Aunque en la escuela haya un equipo de adultos cuidándolo y asegurándose de que esté a salvo, nadie sabe mejor que usted cómo se siente. Si se golpea, se lastima por accidente o le comienza a doler el tobillo, la rodilla, el codo o cualquier otra parte del cuerpo, o comienza a sentirla tibia o burbujeante por dentro, pida hablar inmediatamente con la enfermera o con cualquier otro adulto en la escuela.

No se sienta mal por pedir ayuda. Tenga la seguridad de que todos en la escuela quieren que se sienta lo mejor posible para que pueda concentrarse en lo que debe hacer allí: ¡aprender, crecer y divertirse!