Children’s Guide to Self-Infusion Treatment for a Bleeding Disorder

Un paso adelante para la autoinfusión en trastornos hemorrágicos

Con algo de ayuda, los niños pueden asumir el control de su tratamiento
Author: Gillian Scott

Los niños que se tratan con infusión hace algunos años podrían estar listos para comenzar a realizarse infusiones de su propio factor. Este proceso se denomina autoinfusión y es un paso emocionante del crecimiento. Significa que los niños están listos para estar a cargo de su tratamiento y para tener más control de su propia salud.

 

Los niños pueden haber observado con gran interés lo que hacen sus padres durante las infusiones o quizás vieron a amigos o asesores en el campamento realizarse infusiones. Si creen que pueden permanecer calmados y se sienten cómodos al buscar una vena, es posible que estén listos para intentarlo solos. Una sugerencia: Asegúrese de que haya un adulto cerca para ayudar si fuera necesario.

 

Aquí hay algunas claves que los niños deben tener en cuenta cuando se preparen para realizarse una autoinfusión:

 

Mantente limpio

Esto significa lavarse las manos y los brazos antes de empezar. Limpia el área donde te sientas. Usa guantes y agujas estériles y colócalas sobre una almohadilla estéril que cubra la mesa.

 

Sé organizado

Asegúrate de tener todo lo que necesitas antes de comenzar. Es útil guardar todos los suministros en un solo lugar.

 

Toma notas

Arma un cronograma para saber cuándo debes realizarte las infusiones. Sé creativo. Dibuja tu propio calendario y usa etiquetas autoadhesivas para marcar los días que debes realizarte las infusiones. Pídeles a tus amigos o hermanos que te ayuden. Luego marca los días de la infusión en un calendario que te alerte cuándo es el momento, como los programas de calendario de Google o Outlook.

 

Conserva la calma

Si estás nervioso o molesto, será más difícil realizarte la infusión. Respirar profundo es una de las maneras más sencillas de controlar los nervios.

 

Distrae tu mente

Mientras te realizas la infusión, piensa en algo que tengas ganas de hacer. Quizás falte poco para que tengas que ir a jugar con algún amigo o para que tengas un día de diversión con tu familia. Quizás tus abuelos te llevarán a un partido de básquetbol o al cine por la noche. Otras distracciones que puedes usar son escuchar música, ver un video o jugar con un teléfono inteligente.

 

Practica

Está bien si intentas algunas veces antes de hacerlo bien. Tu familia y tu médico pueden ayudarte a practicar.

 

Realizarse autoinfusiones es un gran paso para cualquier niño en la transición de convertirse en una persona saludable e independiente. Padres y médicos pueden ayudar a los niños a decidir si están listos. Una vez que los niños puedan realizarse la autoinfusión, se abren las puertas para nuevas posibles experiencias, desde quedarse a dormir en otra casa hasta irse de casa para comenzar la universidad.