Mother with her infant on a bed

Planificación del Embarazo para Mujeres con Trastornos Hemorrágicos

Es posible tener un embarazo saludable si existe coordinación entre las mujeres y su equipo de atención médica
Author: Denise Schipani

La decisión de tener un bebé es personal y tiene implicaciones y elementos únicos para cada mujer. Para las mujeres con trastornos hemorrágicos, esta afección es uno de los factores más importantes que deberá tomar en cuenta. Muchas se preguntan: “¿Podré tener un embarazo seguro y un hijo saludable?”

Con planificación y un buen equipo a su lado, la respuesta a esa pregunta probablemente sea “sí”, dice Danielle Nance, MD, hematóloga en el Banner MD Anderson Cancer Center, en Gilbert, Arizona. “Para poder quedar embarazadas y durante todo el proceso posterior, muchas mujeres necesitarán tratamiento para controlar las hemorragias”, dice Nance.

“Cada pareja y embarazo es diferente, así que cada mujer necesita una evaluación personalizada para poder tener un embarazo saludable”, añade. Esto es lo que deberían considerar las mujeres que están pensando en quedar embarazadas.

Asesoría genética

Para entender mejor por qué tiene un trastorno hemorrágico y cómo podría afectar a su hijo, Nance recomienda que se realicen pruebas y asesoría genética. Explica que, si tiene hemofilia A o B, solo necesita una copia del gen defectuoso para experimentar síntomas hemorrágicos. “En los factores aún más inusuales, como el factor X, VII o XIII, tendrá dos copias de los genes defectuosos si tiene síntomas hemorrágicos”, dijo. Lo mismo aplica para la enfermedad de von Willebrand tipo 3. Conocer su información genética y la de su pareja la ayudará a saber cuáles son sus probabilidades de transmitir el trastorno a sus hijos, para que así pueda estar más preparada.

Ese fue el caso de Felicia Bates, una madre de cuatro niños en Williamsville, Nueva York, portadora de hemofilia tipo A. Conocer los riesgos desde el inicio no la detuvo, pero le proporcionó una idea sobre lo que debía esperar. “Sabía que mis hijos podrían sufrir un trastorno hemorrágico; tres de ellos lo tienen, pero también sabía que tenía un riesgo más alto de tener complicaciones en el parto”, dice Bates. Su embarazo implicó más cuidados, consultas con el médico y pruebas, pero dijo que no cambiaría nada.

Dejar de tomar anticonceptivos

Los anticonceptivos hormonales permiten que muchas mujeres con trastornos hemorrágicos puedan controlar mejor la menstruación de flujo abundante. Anteriormente, las preocupaciones relacionadas con el sangrado menstrual como resultado de la suspensión de los anticonceptivos, hacía que muchos médicos recomendaran evitar quedar embarazada. Algunas mujeres hoy en día todavía tienen miedo de intentarlo. En la actualidad, el sangrado menstrual puede controlarse de forma más fácil y segura, dice Shaveta Malik, MD, codirectora de la Clínica de Expertos Especializados en Hematología (Specialized Hematology Experts, SHE), en el Hemophilia Center of Western New York, en Buffalo.

Si planifica tener hijos, consulte con su ginecólogo y hematólogo para que la asesoren. En estas citas podrá hablar sobre medicamentos que la ayuden a reducir el sangrado menstrual, como el Lysteda (ácido tranexámico), el cual puede tomar de forma segura entre los cinco y siete días de su período; los factores de remplazo y maneras más precisas de determinar su fertilidad, como los kits de predicción de ovulación, los cuales podrían ayudarla a quedar embarazada más rápido.

Cuidarse cuando esté embarazada

Cada mujer embarazada debe cuidarse, pero una que padezca un trastorno hemorrágico deber ser aún más cuidadosa. “Su embarazo es considerado como de alto riesgo”, dice Nance. Si tiene un trabajo que le exige mucho físicamente, es posible que deba tomar un horario más ligero o dejar de trabajar. Si llega a tener un problema, como un sangrado mayor de lo normal, deberá tener reposo en cama. Un hematólogo y un médico de medicina materno-fetal, especialista en embarazos de alto riesgo, deberían ocuparse de su atención médica. Es mejor que dé a luz en un hospital que tenga un banco de sangre.

Controlar la preocupación

Si se siente ansiosa, sea fuerte: “Yo tranquilizo a las mujeres al decirles que tengo mucha experiencia en la atención de mujeres como ellas, quienes han tenido embarazos saludables y bebés sanos y hermosos”, dice Malik. Si tiene algún problema, llame a un médico; este podría pedirle que se realice estudios adicionales, como análisis de sangre o un ultrasonido. Además, tenga en cuenta que el riesgo de hemorragia o aborto disminuye a medida que progresa su embarazo, debido a que los cambios psicológicos que se producen en esta etapa elevan los niveles de los factores en la mayoría de los pacientes con trastornos hemorrágicos, indica Malik.

En general, lo más importante que puede hacer cuando planifique un embarazo es ser sincera y honesta con su médico y expresar sus preocupaciones. Si tiene alguna preocupación, haga preguntas hasta que sienta que tiene todas las respuestas que necesita. “Tenemos tecnología y medicamentos maravillosos y podemos ayudar a la mayoría de las mujeres a tener embarazos exitosos con buenos resultados”, dice Malik.


Recursos

Pasos para la Planificación Familiar para la Vida de la Siguiente Generación

Encuentre el directorio de los centros de tratamiento de hemofilia que ofrecen servicios a las mujeres, en la Fundación para Mujeres y Niñas con Trastornos Sanguíneos